8 de julio de 2014

5 trucos para ahorrar tiempo en la mañana


¿Quién no recuerda lo terrible que era alistarse para ir al colegio en las mañanas?  Todos los días era un corre-corre contra el reloj, en el que todo el mundo grita y el estrés está a flor de piel. 

Con los años, me fui haciendo de costumbres que mi mamá, tan organizada ella, me enseñó y he logrado aplicarlas hasta ahora y que realmente me facilitan un montón las mañanas.

Si tienes niños pequeños y más aún si tú también debes salir muy temprano de casa, quizá te preguntes cómo hacer las cosas más rápido en ese momento crucial del día ya que comenzar tu jornada de manera más relajada, te puede ayudar a digerir y a ser más productivo durante el día.

A continuación te dejo cinco trucos con los que tendrás mañanas más tranquilas y lo harás todo más rápido:

1)     Acuéstate a una hora prudente, que te permita descansar lo suficiente.
Si duermes lo necesario, te costará menos levantarte en la mañana. Los adultos requieren entre seis y ocho horas de sueño.  Los niños, entre ocho y once horas cada noche. En lo posible acostumbra a tus hijos, desde pequeños a que se acuesten todos los días a la misma hora.  Antes de dormir pueden realizar actividades que conduzcan al descanso, como leer, contar historias o meditar. Evita que tus hijos se duerman mirando la televisión y procura tú también hacer lo mismo.  Lo que yo hago, es apagar el televisor a una hora determinada y recostarme al lado de la Cata. Nos abrazamos, conversamos un poco de lo que hicimos en el día, nos besamos y nos damos las buenas noches.
    
      2)      Prepara todo lo que puedas la noche anterior.
Antes de recostarte a ver tele o a leer, dedica unos minutos a planificar el siguiente día.  Deja listas todas las cosas que puedas, antes de acostarte. Esto significará un gran ahorro de minutos y de energía en la mañana.
Siempre he dejado la ropa que me voy a poner lista, como para agarrarla y meterme a la ducha.  Lo mismo hago ahora con la ropa de mi Cata, incluso dejo listos los zapatos, las medias y las colitas que se pondrá al día siguiente. 
Puedes ducharte y duchar a tus niños antes de acostarte.  Podrías incluso dejar lista la mesa del desayuno, las mochilas y tu bolso junto a la puerta.  Las llaves, los lentes y todo lo que necesites antes de salir, a la vista.
     
      3)      Programa el despertador 10 minutos antes de lo habitual.
Cuando trabajaba, todos mis relojes, incluso el del carro, estaban 5 minutos adelantados.  Puedes levantarte antes que los niños para dedicarte un pequeño momento sólo a ti.  Así estarás más relajada y de mejor humor para cuando te toque atenderlos.
Trata de no quedarte en la cama “cinco minutos más”, por experiencia te digo que se convierten en veinte y terminas perdiendo más tiempo del que quisieras.
Si tus hijos están un poquito más grandes, puedes poner en su habitación un despertador para que se despierten solos.
  
     4)      Trata de hacer las cosas en el mismo orden.
Cuando uno tiene niños pequeños, es casi imposible, pero si estableces una rutina para ti y tus hijos y la sigues, harás las cosas casi sin pensar.  No permitas que ellos hagan las cosas en el orden que quieran, se distraerán fácilmente y hasta tú olvidarás lo que debías hacer.
Deja siempre todo en el mismo lugar, así evitarás buscando cosas innecesarias a último minuto.
     
      5)      Evita prender el televisor o conectarte a Internet.
De esta manera ni los niños, ni tú se distraen y se alistan más rápido.  Si conversas con tus hijos mientras los vistes, los peinas y mientras toman desayuno, es menos probable que discutan o que hagan un berrinche para llamar tu atención.
Trata de no revisar los correos electrónicos en la mañana, ya que puedes caer en la tentación de responderlos y así demorarte.



Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario