4 de julio de 2014

Mamá Primeriza Insoportable


Cuando nos convertimos en madres, de manera automática, nuestro mundo se centra en nuestro pequeño retoño y vivimos por él, respiramos por él y sólo conversamos de él.  Se convierte en nuestro monotema y esto nos puede convertir en una mamá primeriza insoportable.  La gente que no tiene hijos, no lo entiende y por lo tanto, se aleja inmediatamente de ti.  Esto es normal, incluso yo en algún momento también lo hice y es por eso que en esta nueva etapa de mi vida, he tratado de ser muy cuidadosa con las demás personas, evitando hacer lo que siempre me incomodó.

Madres Primerizas, please don’t:
-         
  •       Hablar de tus hijos con personas que no tienen hijos.  Es realmente insufrible estar con una persona y escuchar por más de diez minutos todas las hazañas de su niño.  ¡A nadie le importa! Como todo esto es parte de nuestro día a día, pensamos que todo el mundo sentirá el mismo interés, pero no es así, mucho menos le importará a una persona sin hijos.
  •             A no ser que no hayas aumentado ni un gramo durante el embarazo o que tengas una genética envidiable, guarda las minis y los shorts pequeños en el cajón.  Durante los dos primeros años de vida de tu bebé, te agacharás por lo menos unas mil veces al día, para estar detrás de tu pequeño, para recoger, limpiar y hasta para jugar con él.  No es nada glamoroso, ver a esa linda mamá en el parque con su bebé y que se le vea todo cada vez que se agacha. Muchas queremos seguir viéndonos jóvenes, pero hay que hacerlo de manera discreta al vestir.
  •            Así como en algún momento criticamos a las que no se casaron, criticamos a los que no quieren tener hijos.  La gente se horroriza cada vez que escucha a alguien decir que no desea tener descendencia.  Esto se ve muy mal, chicas.    El que tú quieras una cosa y el otro no desee lo mismo, ¡no los hace malos a ninguno de los dos!  Debemos ser siempre tolerantes y respetar las decisiones de los demás.
  •           Aislarte de tu círculo social.  Cuando te conviertes en madre, naturalmente te aíslas un poco de tus amistades ya que tu vida cambia por completo.  Sin embargo, después de algunos meses, comienzas a necesitar ver gente y recuperar un poco la vida social que tenías antes.  No te sientas mal por querer dejar una tarde a tu bebé, para ir a tomar algo con tus amigas.  Te lo mereces. 
  •           Ver a tus amigas y sólo mostrar fotos de tu hijo.  Sé que te morirás de ganas de enseñarles las miles de fotos de tu baby, pero en lo posible limítate a sólo unas cuantas, no mil.  Trata de cambiar de tema, con una sonrisa y mucha buena onda para que las demás no se ofendan.

¿Ustedes cuántos de estos dont’s hicieron? 


Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

  1. Muy, pero muy buena lista. Sabes, creo que a mi me ayudó el que inevitablemente vueleva al trabajo. El estar en la oficina te obliga a usar ropa conservadora, te obliga a estar con otra gente y los temas de conversación son diferentes, claro que no te quita que de cuando en cuando hables d etu bebé y llenes tu escritorio de fotos del recién nacido...ja,ja,ja...

    ResponderEliminar
  2. Jaja es que es inevitable conversar sobre nuestro tema favorito, pero de hecho estando en el trabajo te controlas mucho más.

    ResponderEliminar