23 de julio de 2014

Mi Cata ayuda en casa

Recuerdo claramente que cuando era niña y pasaba el día con mi mamama, ella me mantenía entretenida mientras conversábamos y cantábamos.  Me daba tareas muy simples, recoger la ropa sucia de mi papapa, poner la mesa, alcanzarle algo a mi papapa, llevar algo de un sitio a otro, etc.  El ser útil, me daba una sensación de logro y orgullo únicos.

Los niños necesitan estar a cargo de tareas pequeñas en la casa.  Ayudar en casa les enseña responsabilidad y compromiso con la familia.  Obviamente cuando son muy pequeñitos no pueden hacer muchas cosas, pero desde hace algún tiempo, estoy tratando de inculcar en mi Cata el hábito de ayudar.  Además que le encanta y eso hace que desarrolle la tarea que le encomiendo, con mucho gusto y con una gran sonrisa.  Me parece que se siente importante cuando le pido ayuda, como que siente que forma parte de un equipo.

Aquí te dejo algunos consejos para que puedas aplicarlos de la mejor manera con tu niño:



    No subestimes a tu hijo: Al principio Rolando, mi esposo, no se tomaba muy en serio esta técnica, pero cuando vio que la Cata, dentro de sus posibilidades sí me daba una mano (o al menos lo intentaba), se dio cuenta de todo lo que era capaz de hacer.  Deja que tus hijos hagan cosas básicas, como arreglarse solos, hacerse un sándwich o acomodar su cuarto.

Dale tareas apropiadas a su edad: Si la tarea que le das a tu niño es muy complicada, lo más probable es que se frustre y no la termine.  Ten cuidado con las cosas que le pides, que no haga tareas peligrosas o que de alguna manera lo pongan en algún tipo de peligro.  Mi Cata tiene dos años y cinco meses y ella me ayuda:
·         Colocando la ropa sucia en el tacho designado para ella.
·         Recogiendo los juguetes después de jugar con ellos.
·         Riega la plantita de tomate que tenemos.
·         Pone la comida y el agua en los platos de sus perritos.
·         Limpia cuando hay algo sucio, por ejemplo si se derrama un poco de agua en la mesa o en el sillón.
·         Retira su plato de la mesa y los lleva a la cocina.
·         Pone los individuales y las servilletas en la mesa.
·         Me ayuda a tender la cama.
·         Hasta barre con una escoba especial para niños.

Comienza con el aseo personal: Peinarse, cepillarse los dientes y vestirse son algunas de las primeras tareas que los niños hacen solos.  Mi Cata por ejemplo ya se baña “sola”, coge su esponjita y se la pasa por todo el cuerpo.

Hazlo divertido: Puedes cantar o poner música, puedes bailar mientras van doblando la ropa o puedes hacer una competencia para ver quién recoge los juguetes más rápido.

No lo critiques, ni busques la perfección: A veces cuando la Cata me ayuda a tender la cama, parece más bien que la deshizo. No me molesto, le trato de enseñar cómo hacerlo mejor, con mucho cariño.

Ten paciencia: Cuando tu pequeño te ayuda, definitivamente terminarás más tarde, sin embargo ten en cuenta que estás formando a una persona que en un futuro será responsable.

Todos por igual: Tanto los niños como las niñas tienen que hacer las mismas tareas en la casa.  No dejes que las niñas se queden sólo en la cocina, eso ya es del tiempo de nuestras abuelitas.

Da instrucciones claras y precisas: No le des muchas tareas al mismo tiempo y dile claramente qué quieres que haga.

Alábalo mucho: Tu pequeño se sentirá importante.  Anímalo en todo momento.  A mi Cata siempre le digo que aprecio y valoro toda la ayuda que me da.

Nunca le pagues por ayudar en casa: Eliminarás esa sensación de contribución a la familia.  Además los niños pequeños no entienden aun el valor del dinero.  


Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario