31 de julio de 2014

Tengo miedo de perder a mi Cata

Situaciones terribles como lo que está ocurriendo en Gaza, donde sin compasión bombardean colegios y hospitales y en las que al parecer el blanco principal son los niños, me estrujan el corazón. No soy morbosa, pero sin querer me he topado en la red con alguna que otra fotografía de lo que ocurre allá y como madre me destroza el alma ver imágenes de pequeñitos mutilados.  De hecho se me caen algunas lágrimas, pero el llanto empieza de tan sólo pensar que algo así pudiera pasarle a mi Cata.

Desde que ella estaba en mi panza la adoré y siempre la cuidé.  Una como madre se desvive por sus hijos, lo da todo y no importa absolutamente nada, ni siquiera una importa, sólo el bienestar y la felicidad de esa pequeña personita.  Es que convertirnos en madres, nos cambia por completo, nuestras prioridades son distintas, le damos valor a otras cosas, incluso la forma en la que vemos la vida cambia por completo.

He llegado a querer a mi hija, como nunca a nadie imaginé adorar.  Y jamás me había dado tantísimo temor, miedo y pánico perder a un ser querido. 

Hace poco una buena amiga perdió a su pequeñito en un accidente casero y como es de suponer, me afectó mucho lo que le pasó.  Ver y sentir su dolor, escuchar lo que ella decía en el velorio, cómo lo recordaba y cuánto lo amaba, me tocó profundamente el corazón.  Y me llamó la atención darme cuenta que ella tenía la misma forma que yo de criar a sus hijos, que hacía exactamente lo que yo hacía al dormir, al alimentarlo, al engreírlo, en fin, en todo momento. Y también me sentí muy identificada con ella cuando empezó a contar sobre lo que hacía especial a su bebé y era exactamente lo mismo que yo adoro de mi hija.  Era como si hubiéramos tenido vidas paralelas, teníamos muchas coincidencias.  Y me dio miedo.
 
Tengo miedo de perder a mi Cata.  Desde esa experiencia, el temor de que le pase algo a mi Linda, lo tengo presente todos los días.  La veo jugar, reír, saltar y me quedo absorta observándola.  Un segundo puede cambiarlo todo.  

Es que la fragilidad de la vida se transforma en impotencia.  Es algo que no podemos controlar.  No podemos ir contra ella.  Pero lo que sí podemos es aprovechar cada momento para amar a nuestros hijos y compartir con ellos todo el tiempo que sea posible.  Dejar a un lado las cosas que no tienen prioridad y enfocarnos en hacerlos felices.  . 

Desde esa experiencia, abrazo más, mucho más a mi Cata, la vuelvo loca con miles de abrazos y te quieros durante el día y la noche.  Ahora sé que cada segundo cuenta.  Quiero estar a su lado todo el tiempo que sea posible y verla transformarse en una mujer de bien, fuerte, valiente y feliz.  Quiero que llegue a vieja y se sienta satisfecha de todo lo que llegó a hacer.  Quiero que viva.

Desde esa experiencia, agradezco por cada nuevo día a su lado, rezo para que a mi hija nunca le ocurra nada malo y le pido a Dios que no me ponga esa prueba porque no estaría preparada para afrontarla.  Es que ninguna madre lo está.

Y tú, ¿has pensado lo mismo que yo? ¿sientes lo mismo que yo?

Image and video hosting by TinyPic

4 comentarios:

  1. Todo el tiempo! supongo q si pasara por una experiencia similar a la tuya con mayor razon, porque de por si tengo mucho miedo de que perderla, de que algo le pase a mi Sofi....inclusive cuando la pierdo de vista unos segundos en los juegos infantiles o en el centro comercial, experimiento una sensacion terrible, entre angustia y culpa por haberme distraido con el celular o por buscar algo en la cartera y cuando la encuentro por fin, no la quiero soltar y la lleno de besos igual que tu...creo q tememos que nuestros alcances terrenales no basten para protegerlas, que quisieramos ser mas para ellas de los que somos, como los superheroes que tienen poderes especiales....y me siento un poco loca cuando a mitad de la noche tengo un raro presentimiento y voy a su cuarto sólo a verificar que este bien, que su ventana este cerrada y que ella este viva y tranquila. Creo q este amor el que nos tiene asi, la parte que mas gusto de tu post es en la que dices que lo que tenemos que hacer es aprovechar cada momento que tenemos para amarlos y hacerlos felices. Es todo lo que importa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también a veces quisiera tener súper poderes como tú misma dices. Hay que controlarnos y aprovechar cada segundo al lado de nuestras princesas. Gracias por comentar :)

      Eliminar
  2. Hola ... ese temor es del todo el tiempo .. mas desde lo que le paso a la blogger de "9 meses baby" .. peor :(
    No la conozco a la blogger pero pude sentir su dolor .. y como tu .. solo pedir a Dios que nunca me haga pasar por esa prueba ...
    Yo tambien desde ahi abrazo beso a mi hija .. y trato centrarme en las cosas verdaderamente importantes de la vida !
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jez, gracias por comentar. Creo que conocer ese tipo de experiencias, no da a entender que la vida es totalmente frágil. Yo hago lo mismo que tú, abrazo más a mi hija y trato de aprovechar todo el tiempo posible a su lado.

      Eliminar