11 de agosto de 2014

10 cosas que NO me gustan de ser Mamá

Estoy teniendo unos días bastante complicados y más que nada cansados. 
Como la mayoría de ustedes sabe, soy mamá y ama de casa a tiempo completo.  Eso quiere decir que desde que amanece, hasta que anochece estoy pendiente de las cosas que mi esposo, mi Cata y hasta mis tres perritos necesitan.  
Si bien es cierto, la guardería es un gran apoyo, pero el tiempo que mi hijita pasa ahí, me queda muy corto.  
Es que entre limpiar, acomodar, lavar, y dejar todas las cosas de la casa listas, se me va la mañana.  Y eso que no menciono mi trabajo como Administradora del negocio de mi marido, ni mucho menos el de bloguera. 

Creo que el tiempo vuela, ahora más que nunca.  Les juro que todos los días hago mi mejor esfuerzo para acabar todo rápido y tener por lo menos unos minutos para leer, ver tele o descansar un ratito tirada patas arriba en mi cama, sin ninguna interrupción.  Estoy segura que muchas de ustedes también añoran un momento así. 
Les pregunto ¿lo consiguen? ¡Yo tampoco!  Muchas veces espero a que mi niña duerma para hacer lo pendiente, pero últimamente caigo rendida antes que ella y siento que no avanzo.

Es que todo nuestro mundo, nuestro tiempo y nosotras mismas dependen del reloj de nuestros pequeños y de su buena disposición para que nuestra labor sea más o menos difícil.  Y esto no es malo, me encanta ser mamá y todo lo que hago, lo hago con mucho cariño, pero hay días en los que una se llega a cansar. ¡Y mucho!

Cualquiera que diga que la maternidad y la crianza son de color rosa, está mintiendo y sé que tú como mamá, sabes a qué me refiero.  Por eso, de vez en cuando nos merecemos liberarnos y decir abiertamente y sin prejuicios lo que nos molesta. 

Así que aquí voy.  Estas son las cosas que no me gustan de ser mamá:

         El sueño: Toda mi vida he sido dormilona.  Cuando estaba soltera, había fines de  semana en las que no me sacaba el pijama y me la pasaba marmoteando en mi cama y dormía lo que me daba la gana.  Felizmente ya hace como un año y desde que volvimos a colechar, mi Cata duerme de corrido, pero el primer año fue terrible para mi sueño, creo que dormía un promedio de cinco horas al día de manera intermitente.

El desorden: Nunca he sido maniática de tenerlo todo bien puesto y en su sitio, pero creo que cuando te conviertes en madre una energía ordena-todo se apodera de ti.  Lo malo es que por más te la pases atareada todo el día, tu casa no estará ni limpia, ni ordenada ya que siempre habrá una criaturita poniendo de vuelta y media todo.

Falta de privacidad: Para cambiarme, para ir al baño (ya les he contado que debo ir a escondidas de mi Cata porque me sigue y me toca la puerta o se mete conmigo), para mantener una llamada telefónica, para contestar un correo de manera tranquila.

Comer algo que me provoque: Seamos sinceras, por más que queramos ser muy sanas, a veces nos provoca un helado o unos chocolates.  Sé que no debo comerlos en ese momento porque estoy con mi hijita y quiero que aprenda a comer bien ¡pero qué ganas que dan!  Y no me digas que nunca te has escondido en la cocina o en algún lugar de tu casa para darle una mordidita a ese rico chocolate que tiene días guardado.  Y sé de muchas mamis que adecúan el menú familiar de la semana a las necesidades de sus pequeños, privándose de comer algo que les gusta.

Sentimiento de culpa: Luego de mucho planificar, sales con tu esposo al cine o a tomar un café con tus amigas. Ni bien llegas al punto de reunión empiezas a ver el reloj y comienzas a preguntarte ¿lo estarán cuidando bien? ¿se acordarán de darle la medicina? ¿lo recogerán a tiempo del nido? Te entra la culpa de que lo dejaste mientras tú sales a disfrutar.

Mentalidad fatalista: Pensé que sólo me pasaba a mí, pero conversando con otras mamis me he dado cuenta que muchas sienten que algo malo le puede pasar a sus niños. Este terrible sentimiento llegó con la maternidad y creo que es el que menos me gusta, pero está presente en nuestro día a día.

La opinión de los demás: Me saca de quicio cuando un “X” se cree con el derecho y la libertad de opinar sobre cómo estoy criando a mi Cata y encima me dan consejos “para hacerlo mejor”.  Hace poco me dijeron algo realmente ofensivo que ya se los comentaré en otro post.

Libre acceso: Los pequeños son curiosos por naturaleza y todo lo quieren agarrar, mirar y sacudir.  Quizá tienes algo que no quieres que él agarre, pero si su manito lo llega a alcanzar, olvídate.  Esa precaución de poner las cosas fuera de su alcance, ya sea porque mi Cata se pudiera hacer daño o porque pudiera malograr algo, me estresa un poco.  Además que ya nada de lo que crees es tuyo, realmente lo es.

No poder tener una conversación de adultos: A veces surgen temas que el papá de mi nena y yo debemos tratar en ese momento.  Lamentablemente si ella se encuentra por ahí, como sucede la mayoría de las veces, es imposible que podamos tratarlo, ya que ella siempre buscará ser el centro de atención y se encargará de dejarte esto muy en claro.  Si la dejamos sola un ratito, en segundos saldrá a nuestra búsqueda.

Ocultar mis sentimientos: A veces la maternidad nos desborda y no nos queda otra que aguantarnos las lágrimas o la cólera para no afectar a nuestros hijos.

Y tú, ¿te has sentido así? ¿extrañas hacer algo sola o sin sentimiento de culpa? ¿hay algo que no te gusta de la maternidad? ¡Desahógate!

Image and video hosting by TinyPic

17 comentarios:

  1. jajajaja que cierto!!! claro que me he escondido a tomar un poco de gaseosa porque no quiero que conozca aun esas bebidas jejejeje
    Y sí muchas veces con mi esposo nos mandamos SMS o mails para coordinar ciertas cosas que no podemos hablar delante de mi hija! jajajaja
    Poner las cosas fuera de su alcance ...... es de nunca acabar, se dan un estiron y alcanzan donde antes no! voy a tener que poner una caja fuerte mejor, porque ya no se donde poner las cosas, ya alcanza ya jala mas fuerte en fin!!!
    El desorden y el sueño es lo que mejor manejo porque se que pasará cuando menos lo piense!! zzzzz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena idea Patricia, voy a mandarme SMS con mi esposo también. Te cuento que lo que me tiene cansada y con sueño son los fds, mi Cata se acuesta tardazo y se levanta tempranísimo y no hace siesta en la tarde...atroz zzzzzz

      Eliminar
  2. Sí, es terrible sentir el temor, el que otras personas con sus comentarios desatinados te pinten de tonta a los ojos de tu hij@, no tener un tiempito para uno, es complicado, te agrada estar al servicio de tu ricurita pero a veces las energias se terminan agotando antes que de tus polluelitos.

    ResponderEliminar
  3. Cierto Edith, estos chicos tienen vista de lince, un super oído y nunca se cansan. Yo termino más cansada los fds...y me digo PACIENCIA!!!!

    ResponderEliminar
  4. Identificada... A veces quiero estar sola unos 5 minutos y cenar tranquilita cuando llega mi esposo,pero solita!!! Al inicio se molestó y resintió,pero ya entendió que necesito un momento para mi aunque sea en la cena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pareces a mi Darlyn, es que a veces necesitamos un momento de tranquilidad y soledad absoluta, no?

      Eliminar
  5. woww que tan cierto todo esto y esque yo tengo 22 años y siempre trabaje desde que tube 15! pero bueno tube mi primer bebe y me dedique a el hasta el año que dije rabajare y ahi sali otra vez embarazada tube que salir del trabajo y ahora que ya tengo a mis 2 enanos uno de 2 años y otro de 5 meses siento todo lo que dices y lo que ma me perturba es...... ese miedo por que les pase algo esa angustia no me gustaaaaa! y el otro punto es querer darle lo mejor y ya quererme ir a trabajar pero ese sentimiento que me invade de dejarlo de que me separe de ellos que me dejen de ver como yo creo que me ven todo para ellos de verdad que feo :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvana, tienes la suerte de haber sido una mami joven, eso te dará más tiempo para compartir con tus dos bebés. El temor de que les pase algo a nuestros peques es algo que debemos saber manejar día a día porque según mi mamá no es una sensación que desaparezca con el tiempo ya que así tus hijos estén grandotes igual tienes ese temor. Suerte y gracias por comentar.

      Eliminar
  6. Todo lo que has descrito me pasa igual igual igual, sole agrego el no poder disfrutar de una comida tranquila y tener que engullir todo en 5 minutos cuando antes podía demorarme una hora o dos en almorzar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me sucede hasta ahora, Galia. Además que mi nena ahora me picotea absolutamente todo lo que como, así ella haya acabado recién de comer. Incluso han habido veces en que se come el último delicioso pedacito de tu pan/chocolate/galleta/cucharada de lo que sea que estás comiendo. ¿Qué se le puede hacer? Nada, así es la maternidad. Gracias por leerme, Galia :o)

      Eliminar
  7. Sii extraño mi tranquilidad... echarme en mi cama sola divagar jaja disfrutar y sentir una paz... pero ahora imposible asi vaya a mi cama hago colecho y es imposible sacarme de la mente que soy madre y de pronto me invade ese sentimiento de preocupacion por mi perita... jeje.. no puedo ir al baño tranquila ... ni al salon de belleza sola para engreirme... bañarme uff es una hazaña no puedo disfrutar del agua caliente... no puedo comprar la ropa que me gusto xq no ayuda en la lactancia... tuve que dejar mis preciados tacones y carteras... por primera vez en mi vida me vi forzada a usar FAJA ... detesto los sostenes de lactancia no son sexys... no puedo comer tranquila ... glu glu todo de golpe... uff sigo? Jejeje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, son varias cosas pues, Evita!!! Yo también colecho hasta ahora y además te cuento que a la cama me siguen mis tres hijios perrunos, así que ya te imaginarás cómo terminamos. Gracias por comentar, Evita ;o)

      Eliminar
  8. Súper agotador ... yo m identigico con el sentimiento de culpa cuando hago algo q m gusta pero a la vez siento q debería estat con mi gorda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué atroz, Andrea, a mi me pasa igual. Lo peor de todo es que uno tiene que aprender a vivir con eso! Gracias por visitar mi Blog!

      Eliminar
  9. Muy cierto, a mi me pasan muchas cosas asi, sobre todo el tiempo a solas lo extraño muchisimo.... soy Psicóloga y estoy escribiendo acerca de este tema lo que no hablamos de la maternidad y me encantó tu post y ver que esto no es exclusivo de país o cultura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. Qué genial que estés escribiendo sobre este tema, me encantaría tener la oportunidad de leerte. Sigamos en contacto!

      Eliminar
  10. Muy cierto, a mi me pasan muchas cosas asi, sobre todo el tiempo a solas lo extraño muchisimo.... soy Psicóloga y estoy escribiendo acerca de este tema lo que no hablamos de la maternidad y me encantó tu post y ver que esto no es exclusivo de país o cultura.

    ResponderEliminar