15 de agosto de 2014

¿Qué pierdes al tener un bebé? - Versión masculina

Cuando me entere de que iba a ser papá solo pensé en las cosas que tenía que hacer a corto y mediano plazo pero no pensé en las cosas que iba a dejar de hacer, solo pensé en los cambios y a proyectarme de manera alucinante. Aunque sabía que iban a suceder buenos cambios también sabía que iba a dejar de hacer muchas cosas, a pesar de tener la idea de que las cosas podían mantenerse casi iguales, un error clásico de un padre primerizo, imagino que a todos nos ha pasado.

Lo primero que he perdido es un poco de mi tiempo libre, ese tiempo que usaba para salir o para algún pasatiempo ha pasado a un nuevo uso, ahora casi todo el tiempo se utiliza en la bebe o en alguna actividad que la involucra indirectamente. Con esto no quiero decir que no es que salga, sí salgo, sí voy al cine y sí frecuento a mis amigos de vez en cuando, pero ya no es el común denominador.  Ahora es muy común escuchar a mi esposa cuando me va indicando que hacer, recoge esto, lleva aquello o cuando llego temprano a casa después de la oficina, tratar de salir a dar una vuelta con la bebe para que se relaje con la calle y el movimiento del auto, o si hay que ir a comprar algo que está faltando, cosas de ese tipo. Incluso un amigo me dijo si es que ahora que iba a ser papá las cosas iban a cambiar y yo le dije que no, que iban a ser muy parecidas, que equivocado estuve y al final le tuve que dar la razón.
Lo otro que se ha visto bien afectado es el tema de los gastos, no es que antes nos fugáramos todos los fines de semana de juerga o para comprar cosas a cada rato pero se podía tener alguna golloría, algo que siempre quisimos y no lo teníamos, o aprovechábamos en comprar ropa, zapatos o algo que necesitábamos, o sino ir a algún restaurante a comer algo, tomar un trago, podíamos darnos nuestros gustitos. Ahora ya no hay gustitos, compramos lo mínimo necesario, el resto es para la bebe, la mayor parte se va en medicinas, formula o alguna cosa extra que se necesite, las visitas al médico son ahora más seguidas, los controles son una vez al mes pero a veces es necesario llevarla más de una vez y eso pasa al gasto. Los alimentos también se han incrementado pero apuntando más a ella, aunque nosotros no compremos todo porque mi mama y mi suegra nos ayudan bastante, igual siempre aparece alguna necesidad importante que hay que cubrir, como que el termino ahorro esta medio vetado un poco de la casa.

Como tercera novedad y es algo que si me lo dijeron desde que se enteraron que iba a ser papá, que duerma bastante porque después no iba a poder, pensé que eso iba a ser algo pasajero, mientras la bebe se ajuste a los horarios, en lugar de despertarse tres o cuatro veces durante la noche, ahora solo se levanta una y a veces no se levanta hasta las 6am del día siguiente, realmente este no es tanto el problema, ahora hay tanto que hacer, ordenar, lavar, secar, guardar, darle de cenar, bañarla, son tantas cosas que a veces llegamos a comer cerca de la media noche, incluso podemos llegar hasta la 1am tratando de dejar la casa más o menos en orden aunque sabemos que al día siguiente va a ser muy parecido al anterior. Por ende las horas de sueño se han visto disminuidas en buena cantidad, y no es que los fines de semana se recupere el sueño, eso no pasa, el flujo de cosas que hacer se mantiene, incluso se incrementa porque hay que ir de compras, salir a pasear, visitar a los abuelos, bisabuelos o a algunos amigos.


Ya como para cerrar esto, antes de que me siga deprimiendo, he perdido el acceso a la televisión y al cable, solo vemos Discovery Kids, no podemos ver noticias, series, películas, literalmente nada, como solo tenemos un televisor en casa, este esta acaparado completamente por ella, por suerte tengo mi laptop donde puedo al menos ver algo de las cosas que descargo, pero obviamente mientras ella duerme. Lo que sí es divertido y lo pongo como anécdota es que siempre quiere todo lo que uno tiene en la mano, si tengo el celular, el control remoto, el teléfono inalámbrico, una cuchara o lo que sea siempre te lo pide y si no se lo das te reclama, tiene un carácter fuerte, fruto de la combinación de mi encantadora personalidad (o sea, mi mal carácter) y el carácter de su madre, aunque los dos somos encantadores tenemos nuestro genio que no lo soltamos así nomas, y por eso yo creo que ha sacado ese carácter oculto de ambos.

Pero por suerte no todo es malo, hemos aprendido muchas cosas, obviamente que todo relacionado casi por completo con la bebe, pero es parte de la etapa de aprendizaje. Lo mejor de todo es que la recompensa es gigantesca, una sonrisa, un abrazo, un beso o una palabra a su manera no tiene precio, justifica en demasía todo lo que he perdido. Sé que más adelante cuando la bebe este más grande podré recuperar algo de todo lo que he sacrificado en aras de nuestra bubu, no será todo, pero al menos algo será.

Juan Manuel Palacios
Ingeniero de Sistemas / Papá Bloguero
Facebook: Papá en Acción



0 comentarios:

Publicar un comentario