1 de septiembre de 2014

Aprende a leer las etiquetas de los productos

Estoy segura que al comprar un artículo, sólo te fijas en la parte delantera del envase o caja, ya que lo más probable es que acostumbres a comprar los mismos productos siempre, por lo tanto imagino que no los volteas para ver el reverso.  

Pues te cuento que a partir de ahora, tienes que hacer de la lectura de las etiquetas de todos los productos que adquieres, un hábito, por la salud de tu familia.

Nosotras como madres, debemos ser muy cautelosas.  Mucho más ahora que está de moda ser verde y varias compañías emplean palabras claves como “natural” u “orgánico”, pero si te das el tiempo de leer los ingredientes, te encontrarás con una lista de palabras impronunciables.
Por ese motivo, comparto contigo una breve y fácil guía para que aprendas a leer las etiquetas.  Porque cuando estás en el supermercado, leer por completo la etiqueta de cada producto que metes en el carrito te va a llevar una eternidad y al final terminarás llevando cualquier cosa ya que al cabo de la cuarta etiqueta terminarás más que aburrida:

PRIMERO QUE NADA…Olvídate de la forma, la presentación y el paquete, lee las etiquetas, sino terminarás comiendo cualquier cosa.  Esto te ayudará a discernir y sabrás qué productos son los más sanos para tu familia, qué ingredientes tiene y qué no.



¿QUÉ LLEVAR A OJOS CERRADOS?
Debes comprar la mayor cantidad posible de productos a granel o que no necesiten etiquetas: frutas, verduras, carne, arroz, azúcar, menestras, etc.  Algunos piensan que comprar a granel no es saludable, pero les cuento que al llevar un producto de esta manera, no sólo estás comprando más barato y en la cantidad que requieres, también estás ayudando al planeta evitando el uso de empaques y bolsas que muchas veces son innecesarias.

INGREDIENTES
Los ingredientes están listados en orden descendiente de predominancia.  Si por ejemplo, compras un “shampoo de manzanilla” y al revisar los ingredientes la manzanilla está listado al final, quiere decir que de manzanilla tiene muy poco.

No compres productos de más de cinco ingredientes. Por ejemplo, si la etiqueta de un paquete de galletas tiene más de 5 ingredientes, no lo compres. Esta es una técnica fácil para comprar rápido.

¿QUÉ DEBES EVITAR?
Intenta no comprar ingredientes desconocidos. Si ves nombres difíciles, códigos o letras, trata de no comprarlos.  Así mismo, hay muchos más ingredientes que son dañinos para la salud y con estudios probados se ha demostrado que tienen relación con el cáncer y otras enfermedades:
Glutamato monosódico
Aspartame
Grasa Hidrogenada / Aceite Vegetal parcialmente hidrogenado
Nitrato y Nitrito de Sodio (le da color rosado a las salchichas)
Colorantes E, seguido por un número y luego un color (azul, rojo y amarillo)
Parabenos (en los shampoos)
Sulfato de Sodium Laureth (lo encuentras con facilidad en la pasta de dientes y el shampoo)
Tricolsan (en jabones y pasta de dientes)
Productos con fragancia, ya que se emplean muchos químicos para darle un rico olor a esa crema que te aplicas a diario en todo el cuerpo.  Lo más alarmante es que nunca sabemos cuáles son dichos químicos ya que siempre los listan como “fragancia”.

De todas maneras, si tienes alguna duda con un ingrediente extraño, busca qué significa en Internet.  No necesariamente un nombre raro quiere decir que sea malo.

CERTIFICACIONES
Busca en la etiqueta sellos o certificaciones que avalen que el producto es orgánico o natural.  Hay diferentes entidades que garantizan la producción de este tipo productos.

En los artículos de cosmética y cuidado personal busca el conejito, este símbolo representa a los productos libres de crueldad, asegurando que ningún animal fue utilizado en ninguna de las fases de prueba.


Así que ya sabes, ¡a leer las etiquetas!

Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario