17 de noviembre de 2014

Los dolores articulares en la maternidad

Como madre sé que es muy difícil mantener  tranquilo a un niño y a medida que va creciendo todo empeora, necesitan más atención, tiempo, y dedicación. Los padres pasamos por todo esto, a veces sin ninguna preparación o ayuda. 

Hoy en día gracias al internet todo mejora, pero aún hay detalles  que debemos cuidar.  Uno de ellos es la postura, que suena simple, pero con un niño de año y medio les puedo asegurar que es casi imposible porque estamos tan apurados que inconscientemente nos colocamos en posturas inadecuadas o hacemos movimientos bruscos que con el tiempo afectan nuestra salud y nuestro desenvolvimiento como padres. 

A continuación les voy a mencionar cuáles son los tipos más comunes  de afecciones que pueden sufrir los padres, durante la crianza.  Muchos de estos problemas, ya pueden estar presentes en ellos, pero se ven incrementados comúnmente al cargar al bebe, durante la lactancia, durante el baño o al  hacerlo dormir (la típica “pasedita”). 
Las principales molestias que aquejan a las madres en esta etapa son generalmente los siguientes:

DOLOR DE ESPALDA
Este  tipo de dolor es muy común. Muchas madres nuevas son especialmente propensas a padecerlos, puesto que durante el embarazo el abdomen ha ido creciendo y el punto de gravedad ha cambiado. La tensión provocada por el peso ganado se concentra en la columna, el reflejo característico es el de tirarse para atrás para equilibrarnos.

Igualmente el dolor de espalda a menudo, está ligado al cambio de pañales del bebé y la forma en que te inclinas. Algunos cambiadores son incómodos, ya que obligan a adoptar una postura forzada en la que la espalda se dobla delante y se gira hacia un lado. Para evitarlo pon los pies del bebé frente a ti, así no tendrás que retorcerte. Si no es posible, te sugerimos que le cambies de vez en cuando sobre la cama, sentándote con las piernas abiertas y colocando al pequeño entre ellas.

Cuando levantes a tu bebé, asegúrate de que lo haces correctamente, doblando las rodillas y no la espalda. Al alzarlo pégatelo al cuerpo, mientras metes el ombligo, como si quisieras llevarlo hacia la espalda. De este modo se contrae el abdomen y no cargas el peso sobre la espalda. 

PROBLEMAS EN EL CUELLO
El peso del bebé juega un papel importante, generalmente los dolores de cuello están relacionados con una mala postura que se da generalmente al dar pecho. Trata de buscar una postura lo más cómoda posible, asegúrate de poder cambiar de posición durante la toma, el cambiar de pecho también permite cambiar de postura.

El uso del portabebés usado inadecuadamente puede  producir dolores de cuello y en la parte superior de la espalda. Ten en cuenta que debes asegurarlo bien y usarlo por periodos cortos de tiempo.

DOLOR EN LAS MUÑECAS
Son frecuentes en ambos padres, personalmente mi esposo tiene este problema se debe a la posición de la mano al cargar al bebe, al cogerlo de la cintura o por debajo de los brazos. . Generalmente la forma en que cogemos al niño (con los dedos pulgar e índice en ángulo recto) puede producir tensión en el tendón. La tendinitis de muñecas, produce un pequeño dolor en la base del pulgar.

Este dolor se puede evitar si al levantar a tu pequeño, en lugar de abrir los pulgares, los mantienes cerrados. Así podrás coger al niño metiendo las manos por debajo de sus brazos pero sin extender los dedos y de esta forma el pulgar no se resentirá tanto. Si el dolor continúa no dudes en consultar a un especialista.
DOLOR EN CADERAS
Esta molestia es consecuencia de un mal hábito como mantener cogido al niño del mismo lado o al dormir para un solo lado. Todo su peso reposa sobre una sola cadera. Ésta se desnivela y tiende a mostrarse un lado más elevado que otro. Los músculos de un costado estarán más tensos que otro porque soportan más carga que los del otro lado.

Para eso, se te recomienda alternar el costado con el que sujetas al bebé, usa el portabebés o el cochecito de paseo siempre que sea posible y si ya ha aprendido a andar anímale a que de sus propios pasos, para eso puedes usar los tirantes de paseo o una sábana alrededor de sus brazos

DOLOR EN LAS RODILLAS
Jugar con tu hijo te obligará a estar muy a menudo de rodillas en el suelo o en cuclillas, lo que podrá desencadenar constantes molestias en la rótula y los ligamentos de la rodilla.  Habitualmente, al no ser una lesión muy grave, unos estiramientos y elevaciones de piernas serán suficientes para disminuir las molestias de las rodillas. 

Practica este sencillo ejercicio:

Siéntate en una silla con la espalda recta apoyada en el respaldo y eleva la pierna derecha hasta el punto máximo, notando cómo trabaja el cuadriceps (el músculo que recorre el muslo). Mantén la postura 5 segundos y vuelve a la posición inicial. Repite con la otra pierna. Hazlo de nuevo con ambas piernas un par de veces más. Si te sigue molestando la zona aplícate un poco de hielo en la zona para aliviarla. 
DOLOR DE PIES
Permanecer con sandalias o descalza  durante un tiempo prolongado, sobre superficies duras con una carga sobre los brazos puede causar la fascitis plantar que es otra lesión muy común en las nuevas madres. Su principal síntoma es el dolor en el talón, que se agudiza por las mañanas ni bien te levantas, es ese dolor que se presenta al pisar y poco a poco disminuye según avanza el día. Llevar zapatos cómodos, suaves y de suela gruesa será esencial si quieres evitar una molesta fascitis.

CONSEJOS
  • Primero tratar de tener una postura ideal, esto significa mantener nuestro cuerpo en la posición adecuada, para evitar forzar nuestras articulaciones innecesariamente, manteniendo la flexibilidad con un gasto mínimo de energía, lo que nos llevara a sentir una sensación de bienestar.
  • El ejercicio es fundamental  ya que además de mantenernos en forma nos ayudara a estar siempre alertas y nuestros músculos van a estar tonificados lo que evitara lesiones a corto plazo. Por ejemplo, las actividades cotidianas como barrer, tender la ropa, encerar, el subir y bajar escaleras pueden ser tomados como una forma indirecta de hacer ejercicios.
  • El Tai Chi por ejemplo puede prevenir numerosos problemas relacionados con la postura.
  • Evitar los movimientos bruscos, por ejemplo en  las cargadas de abajo hacia arriba debemos doblar las rodillas para hacerlo ya que de esa forma la espalda sufre menos.
  • Tratar de estirarnos lo más posible, para esto el método Pilates es una excelente opción.
  • Estira a menudo las partes de tu cuerpo que notes más resentidas y haz ejercicio. No es necesario que te sometas a un programa intensivo de gimnasia. Caminar a paso ligero al menos media hora al día puede ser suficiente.
  • Dar paseos te mantendrá flexible y en forma. Verás como a medida que tus músculos se fortalecen las molestias provocadas por coger al bebé irán desapareciendo. 

Evita estos hábitos:

Permanecer sentada en la misma posición durante un largo periodo de tiempo.

Sujetar siempre a tu bebé del mismo costado.

Agacharte para recogerle doblando la espalda.

Sacar a tu hijo de la cuna sin bajar la barrera lateral.

Ignorar el dolor. Por muy leve que sea puede ser un síntoma o el principio de una lesión más grave.

Nolly Quin - Fisioterapeuta
Facebook: Tu Terapia: Rehabilitación Física
y terapias a domicilio

0 comentarios:

Publicar un comentario