3 de febrero de 2015

Los tres años de mi Cata

Como muchas de ustedes saben, el cumple número tres de mi Cata fue el jueves pasado.
Al principio pensamos en celebrar a lo grande, llevando incluso un show de magia o globoflexia a su guardería que es donde todos los años hemos compartido con sus compañeros y cuidadoras. Como comprenderán la más emocionada e ilusionada era yo y con algo de anticipación comencé a organizarlo todo.

Lo primero en definir fue el tema. Definitivamente sería Frozen, mi hija es una fanática total, pero díganme, ¿qué niña no se alucina Elsa? Con el tema claro, me fui una tarde a las tiendas que hay en la Avenida Villarán a averiguar precios para la piñata, el relleno, las invitaciones, las sorpresas, platos, el mantel y un largo etcétera. Esas tiendas son lo máximo, encuentras de todo y a buenos precios. Imagino que en el Centro de Lima podrían estar las cosas más cómodas, pero con el calor que estuvo haciendo los días pasados, no iba ni loca hasta allá.

La torta siempre la hemos mandado a hacer en la pastelería Wilton’s que queda en el Óvalo Higuereta. Ahí también fui a averiguar los precios, los tamaños de torta y más que nada confirmar si hacían pasteles del tema elegido.

Teniendo un presupuesto para el cumple de mi Cata y ya casi todo definido, me comunico con la guardería para coordinar todo el tema logístico. Lamentablemente me dijeron que los jueves son días de piscina y que los peques esperan con ansias ese día, así que me pidieron celebrar el cumple de mi nena el viernes 30.  Casi me da ataque. ¿Cómo voy a celebrar el cumple de la Cata un día después de su cumple? ¿Se dará cuenta de eso? ¿Y si no le digo nada y el jueves sólo le doy sus regalos y ya el viernes normal le celebramos con todas las de la ley?

Traté de ser práctica, conversé nuevamente con la Administradora de la guardería y le dije que el jueves sólo llevaríamos una torta para cantarle a mi linda y compartir entre todos y una piñata a pedido de la cumpleañera. Que sólo nos íbamos a demorar una media hora y que luego saldríamos volando para no interrumpir a los chicos con sus actividades programadas.  Así quedamos.

Luego conversé con Rolando, mi esposo, y le sugerí irnos de fin de semana los tres con el dinero que no íbamos a usar en la celebración de la guardería. Para alegría de todos, aceptó.

El día jueves, llegamos muy temprano a la guardería de mi Cata.  Fue muy lindo ver cómo recibieron a mi hijita. Todos sus amiguitos se levantaron y la rodearon para saludarla, abrazarla y besarla. Cantamos algunas canciones y luego sopló su velita toda emocionada. Estaba feliz. De inmediato se reventó la piñata y con las mismas nos fuimos.


Al medio día nos la llevamos a almorzar al Madam Tusan, el chifa que tanto le gusta y ahí también le cantaron Happy Birthday con un sorbete que estaba buenazo.

En la tarde, fue a su Taller de Danza Creativa y le habían preparado una pequeña celebración con un hermoso ritual. Nosotros le llevamos una torta para que compartiera con sus compañeros de danza. Happy Birthday número tres.

Al final del día llegaron los abuelitos a la casa, tomamos lonche y mi Cata, ya cansada, sopló por cuarta vez su velita cumpleañera.

El sábado a las 10am nos encontrábamos en la carretera rumbo a Chincha, una ciudad a la que queremos mucho y que nos encanta visitar cada vez que tenemos oportunidad. Llegamos pasado el medio día y nos dirigimos directamente a la Casa Hacienda San José donde había hecho reserva para almorzar. El clima estaba deli, hacía algo de calor, pero no hubo sol. Comimos muy rico y tuvimos la oportunidad de recorrer las instalaciones de la Hacienda.

Saliendo de ahí, nos fuimos a hacer el check in al Hotel La Estancia y nos quedamos ahí hasta el domingo al medio día. La estadía resultó siendo cómoda, el hotel limpio, bien cuidado y tenía todo lo que necesitábamos: piscina, áreas verdes, una cama queen, un restaurante rico y juegos para niños.


Nos la pasamos muy bonito, mi Cata se divirtió un montón, comimos y disfrutamos en familia.  En esta ocasión, me pareció mucho mejor invertir en pasar momentos así, los tres, juntos y felices, celebrando la vida de la persona que nos transformó por completo y nos colmó de amor. 
Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

  1. Mi hijita es mas juerguera, creo que sí querría fiesta, pero eso del viaje me parece genial!! en vez de estresarte, te relajas!!!
    Que lindas fotos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patricia, ¡gracias! Mi Cata también es fiestera y bailarina, por eso tratamos que celebrara por todos lados, pero en esta oportunidad tuvimos la suerte de también poder invertir en el paseo, para que tenga recuerdos bonitos con su familia.

      Eliminar