22 de abril de 2015

Hábitos verdes: Empecemos por cambiar desde casa

El comportamiento personal y las decisiones que tomamos en la vida diaria, desde lo que comemos, hasta cómo llevamos a nuestros niños al colegio, tienen un efecto importante en el planeta tierra.  Felizmente, ya hay muchos padres interesados en llevar un estilo de vida sostenible y responsable con el medio ambiente y tienen la finalidad de inculcarles a sus hijos una cultura de preservación y respeto del mundo que nos rodea y de los seres vivos que en él habitan. 

Es normal que cuando uno se convierte en padre se vuelve un poco más consciente de lo que sucede o lo que podría pasar en el mundo y cómo esto afectaría a nuestros hijos.  Por suerte, existen muchísimos hábitos ecológicos que una madre puede comenzar a aplicar en casa y fuera de ella.  ¿Estás preparada para controlar tu consumo y adquirir hábitos de ahorro en pro de la salud de tu familia, la economía de tu hogar y el futuro del planeta?  Si es así, toma en cuenta estas sencillas y útiles sugerencias:

En tu hogar
  • No desperdicies las toallas de papel.  En su lugar, se pueden reutilizar polos o trapos viejos para secar o limpiar cosas.
  • Usa con moderación los productos químicos, especialmente los de limpieza e insecticidas.  Una solución de vinagre o limón sirve perfecto como desengrasante y el bicarbonato de sodio es el limpiador y deodorizador por excelencia.
  • Existen también alternativas naturales para deshacernos de los molestos insectos.  Por ejemplo las macetas con albahaca en las ventanas alejan las moscas.  Contra las cucarachas mezclar: harina, yeso, azúcar y bicarbonato de sodio.
  • Reutiliza las bolsas de plástico.
  • Evita el uso de aparatos que necesiten pilas.  En caso de ser necesarios, compra pilas recargables.
  • Apaga las luces y desconecta los equipos que no estés utilizando y a los más pequeños diles que te llamen para que tú puedas apagarlos y así ahorrar energía.
  • No desperdicies el agua potable.  Enseña a tus hijos a cerrar la llave del caño mientras enjabonas tus manos o te lavas los dientes. Lo mismo si te ayudan a lavar los platos, que cierren el caño mientras los enjabonan.  Que aprendan que con el agua no se juega.
  • Toma baños más cortos y evita el baño en tinas.
  • Compra una plantita y enseña a tus hijos a cuidarla.  Tu casa se verá más agradable, ayudará a purificar el ambiente y tus hijos aprenderán a cuidar y respetar a las plantas.
  • Cocina en casa la mayoría de tiempo.  Es más saludable para todos y evitas el exceso de desperdicios.
  • Usa servilletas de tela.
  • Almacena los alimentos en envases reusables, como los pyrex, la conservan mejor y por más tiempo y así evitas el uso de envolturas de plástico y papel aluminio.
  • Nunca tires el aceite en el caño.  Un litro de aceite contamina 1000 litros de agua.
  • Utiliza focos ahorradores, sobretodo en áreas de mayor uso como la cocina, el pasillo y los cuartos.


Cuando vayas de compras
  • Elige productos cuyos envases sean retornables, biodegradables o de refill.
  • Evita comprar productos azucarados, como las gaseosas.  Reduce el consumo de sal, como las papitas o los dañinos chizitos.  El objetivo es proporcionar a tus hijos una dieta equilibrada y nutritiva.
  • Rechaza las bolsas de plástico de los comercios.  Lleva tus propias bolsas o en todo caso utiliza bolsas de tela.
  • No compres productos en aerosol.
  • Adquiere productos de limpieza biodegradables y líneas ecológicas que existen en el mercado.
  • Compra en lo posible en paquetes grandes o familiares ya que generan menos basura y son más económicos.
  • Prefiere comprar en Bioferias o tiendas de productores locales que promuevan el comercio justo.
  • Opta por adquirir productos orgánicos, son los más sanos para tu familia.

Cuando salgas de paseo
  • Evita usar el auto en recorridos cortos.  Hay que promover el uso de la bicicleta.
  • Si sales en auto utiliza combustibles sin plomo y evita las altas velocidades para reducir el consumo.
  • Enseña a tus niños a no arrojar desperdicios en la calle.
  • Si sacas a pasear a tu mascota, lleva siempre contigo una bolsa para recoger sus deposiciones.
  • Prefiere visitar lugares en los que tus hijos tengan contacto con la naturaleza.


Otros
  • Piensa en el segundo uso de materiales, envases o juguetes.  Si tienes ropa de tu bebé que ya dejó de usar y en buen estado, puedes dársela a alguien que pueda heredarla, de esta manera hacemos uso de la regla de reutilizar y reducir los gastos.  Igual podrías aprovechar si alguien que conoces te ofrece la herencia de su hijito.
  • Utiliza pañales de tela, son naturales, muy fáciles de usar y el ahorro es bastante grande en comparación con los desechables.
  • La lactancia materna es una forma excelente de ser una mamá Eco.  No sólo tu bebé recibe el mejor alimento para él, sino que ahorras dinero en fórmulas que jamás suplirán los múltiples nutrientes de tu leche.
  • Cuando compres vajilla para tu bebé, busca los que sean libres de BPA.
  • Busca propuestas de juguetes ecológicos para los niños y ropa orgánica, sobre todo para los más pequeñitos, así evitas las terribles alergias cutáneas y respiratorias.
  • Aprovecha la practicidad de la tecnología y solicita que te envíen los recibos y los estados de cuenta por correo electrónico y también aprovecha para realizar pagos, hacer agendas a través de este medio.

Enseñar  a los niños a cuidar y amar la naturaleza, contribuye a mejorar su calidad de vida en el futuro y la salud de nuestro planeta.  No olvides que adoctrinar a través del ejemplo es la mejor manera de que los pequeños entiendan y asimilen las buenas costumbres ecológicas. 


La Tierra nos involucra a todos, porque es de todos y cada uno de nosotros tiene responsabilidad sobre ella y su futuro.
Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario