1 de octubre de 2015

13 Alimentos que no debes darle a tu peque


Desde el momento en el que nos convertimos en madres en lo único en lo que pensamos es en darle lo mejor a nuestros hijos en todo momento.  Sé muy bien que el tiempo vuela y a veces optamos por usar en la cocina alimentos procesados o congelados, que si bien, nos ayudan a correr con la preparación de la comida, pero que a la larga podrían estar perjudicando la salud de toda tu familia.

De un tiempo a esta parte se ha industrializado tanto la alimentación que la verdad es que la comida de hoy no es tan saludable como la de antes. Por este motivo es que aquí te voy contando los 13 alimentos que deberías dejar de ofrecer a tus hijos de manera regular:

  1. Cereales de desayuno.  Tienen exceso de azúcares y  la poca cantidad de fibra que aportan no justifica el comerlos.  En caso optes por ellos procura que la variedad elegida no sobrepase los 10 gramos de azúcar por porción.
  2. Sal en exceso. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no sobrepasar los 4 gramos de sal diarios (1,6 gramos de sodio) si el niño tiene entre 7 y 10 años.  Si es menor de 7 años, las cantidades se reducen a 3 gramos de sal (1,2 gramos de sodio).  El sodio se utiliza como saborizante y conservante en muchos alimentos preparados.
  3. Salchichas y embutidos.  Además de estar elaboradas con carme procesada (rica en nitratos, sodio y grasa), las salchichas son peligrosas para los niños ya que son uno de los motivos de atragantamiento.
  4. Bollería industrial o de pastelería. Evitar el azúcar y las harinas refinadas, además del trigo significará una mejora en tu salud ya que la panadería industrial es un almacén de grasas trans.  Si tienes algo de tiempo, haz repostería casera, de lo contrario, elige las variedades con ingredientes más naturales y menos procesados.
  5. Alimentos precocidos o congelados. Son ricos en sal, azúcar, grasas saturadas y conservantes, sin mucho valor nutritivo.   Este tipo de alimentos nunca debe formar parte de la dieta habitual de un niño.
  6. Jugos y compotas de frutas industriales.  Este tipo de productos nunca suplirá a una fruta de verdad.  Dan la falsa sensación de que el niño se alimenta de forma saludable, pero la mayoría de ellos tienen exceso de azúcar y saborizantes.  Lo ideal es que hagas tú un jugo recién hecho.
  7. Canchita de microondas. Contienen exceso de grasas trans, azúcar y sodio.  La mejor alternativa es hacer la canchita en una ollita con un poco de aceite de coco y una pizca de sal de maras.
  8. Bebidas azucaradas (con y sin gas). Son pura azúcar.  En 250 ml de un jugo puede haber hasta 12 cucharaditas de azúcar.  Además que la cafeína que contienen ciertas gaseosas puede alterar el sueño de los más pequeños, provocar irritabilidad e inducir a la obesidad.  La mejor bebida es el agua.
  9. Papas fritas congeladas.  Son ricas en sodio y en grasas trans.  Las papas son un excelente alimento, pero mejor hacerlas en casa y al horno.
  10. Comida rápidad (hamburguesas, nuggets, pizzas).  Tienen un elevado aporte calórico y los aditivos que lleva la desaconsejan, excepto en ocasiones muy puntales.  Nunca se debe recurrir de forma habitual a este tipo de comida.
  11. Chocolates y golosinas (dulces y saladas). Contienen muchas calorías vacías desde el punto de vista nutricional. Están hechas de goma, azúcar, harinas refinadas, mantequillas, sal, tartrazina, aceites vegetales hidrogenados y una serie de colorantes que pueden resultar perjudiciales para la salud. 
  12. Yogurt comercial.  Ni saborizados, ni azucarados, ni de beber.  Puedes preparar yogurt casero y endulzarlos con miel de abejas, panela o stevia.
  13. Nuggets congelados.  De pollo casi no tienen nada.  Trata de tomarte un poco de tiempo para hacerlos tú misma, así estás segura de qué es lo que les estás dando a tus peques.

En resumen, opta siempre por productos naturales, a la comida hecha 100% en casa y si necesitas algo rápido que te saque de apuro, compra en sitios de confianza, como en las Bioferias o las tiendas ecológicas, pero siempre mirando la etiqueta, evitando a ser posible azúcares y harinas refinados.


2 comentarios: