17 de diciembre de 2015

El fin de una era

Primer día de mi Cata en Cuidarte.
Hoy es el último día de clases en la guardería a la que va mi Cata desde los ocho meses de nacida.  Comprenderás, Eco-Lover, que conforme se iba acercando diciembre me iba convirtiendo en un cóctel de sentimientos encontrados. 

Primero que nada, yo maniática de la organización y del control, me encuentro bastante, un poco movida.  Me encantan las rutinas, los horarios establecidos, eso me da una tranquilidad única, siento mi vida en total armonía. Ahora nuestra cómoda rutina se va a ver drásticamente modificada, por las vacaciones y luego por el nuevo colegio.  Me da un poco de ansiedad no saber si tendré el tiempo suficiente para hacer todas las cosas a las que hasta ahora me he ocupado de manera regular: mi casa, mi trabajo, el Blog, mi nena, mi esposo, etc.  He tratado dentro de lo posible, de dejar todo lo más organizado posible, he hecho baja policía en toda la casa, he acomodado mi cocina, he acomodado los juguetes de mi Cata y he donado todo lo que aún está en buen estado y en estos últimos días he estado viendo alternativas para que mi nena siga algunos cursos de verano, todo con el fin de que ella se divierta, aprenda y de pasadita yo tengo algunas horas a la semana para dedicarme a mis múltiples obligaciones.  Aún no tengo esto 100% definido pero al menos ya está encaminado.

En segundo lugar, me parece realmente de locos ver cómo ha crecido mi Cata en tan poco tiempo, ella ya es una niña grande y el próximo año va a su colegio de niños grandes.  Hoy se cierra una etapa, la pre-escolar y el sentimiento que tengo es agridulce.

Por un lado, me hace extremadamente feliz verla tan despierta, contenta, independiente, segura, con tantas habilidades maravillosas y como dije en algún otro artículo, listísima para comerse el mundo si le provoca.  Y por otro lado, me afecta el tener que de alguna manera soltar, dejar ir, el hecho de cerrar un círculo porque el ciclo concluyó.  Es que crecer es parte de la vida, pero es inevitable que durante este proceso natural me dé al mismo tiempo una pena grande. 

Noviembre 2012. Mi Cata durmiendo deli en Cuidarte.
Invierno del año 2013.

Es que miro atrás y veo que todo lo vivido en estos casi cuatro años en CUIDARTE ha sido maravilloso, porque si mi Cata es como es y sabe todo lo que sabe, es también por CUIDARTE.
Mi cata con sus amigos disfrutando de la vista del malecón.
He visto, he sentido y he pensado muchísimas cosas en estos últimos días en los que hemos tenido la gran suerte de poder celebrar y al mismo tiempo despedirnos. Me encanta la manchita que han formado todos los chicos.  Si tú vieras Eco-Lover, todo lo que se quieren, cómo se cuidan y se respetan, el cansancio jamás existe y así estén destruidos siguen jugando como locos y aunque aún sean pequeñitos llegan a extrañarse una barbaridad. Me gusta la camaradería y la amistad que hemos ido formando entre los papis, todos amamos a nuestros peques inmensamente y tenemos la misma forma de criar con respeto.  Me reconozco en todas las madres, me identifico con ellas y sus canas al viento y las admiro porque son fuertes y cuidan con amor infinito.  Me he podido cerciorar que también en CUIDARTE van a extrañar a esta promo. He sentido el gran cariño que todos los cuidadores tienen con nuestros niños. Ayer esperaba en la salita que está a la entrada de la guardería y trataba de guardar en mi memoria cada rincón, cada  color, cada cuadrito y cada olor. Hoy cuando dejé a mi Cata me detuve un momento en mi carro y tomé esta foto tratando también de guardar para el recuerdo la vista que tenía a diario cada mañana.

Imposible no estar un poco triste.
Creo que cuando se es el protagonista de los cambios no te afecta tanto como cuando eres un simple espectador.  O será que otra vez le voy a echar la culpa a la maternidad que me ha convertido en un ser llorón y sentimental al extremo.

Gracias CUIDARTE por tantos momentos de alegría, por los cuidados brindados a mi nena, por todo lo que le han enseñado, por las canciones, por los bailes, por la música, por el personal tan increíble que tienen,  por los amigos de mi Cata, por los amigos que yo misma he hecho, gracias por haber sido parte importantísima en la vida de mi hija y de la de nosotros.
¡Graduados de la etapa Pre-Escolar!

Y lo que nos espera a futuro, puede que no lo pueda controlar, pero estoy segura de que nos la pasaremos genial y ¡disfrutaremos cada instante y a cada persona, todo lo que se pueda!

0 comentarios:

Publicar un comentario