12 de febrero de 2016

¿Cuál es el mejor repelente de mosquitos y zancudos?

Cada vez que se mete un bicho a nuestra casa, a modo de broma mi esposo siempre me pregunta “¿Cómo lograste sobrevivir durante el tiempo que viviste sola?” Es que no acostumbro a matar ni a una hormiga y la verdad es que tuve la suerte de que me visitaran insectos pequeños y que luego de un rato se fueran volando, sin más, ni más. 

Ahora con una niña pequeña y un esposo especialista en “cazar” bichos, las cosas en mi casa han cambiado bastante. Además que con este calor terrible y la amenaza de distintas enfermedades causadas por la picadura de mosquitos, una debe prevenir de la mejor manera posible. 

Como te conté en este artículo, hay distintas maneras de combatir a estos insectos de forma natural y tengo que decir que la mayoría de veces me ha resultado.  Sin embargo, he podido constatar que los zancudos que traído este verano son más grandes y voraces.  Durante estos días de calor he tenido la oportunidad de probar las famosas pulseras repelentes y también los productos que venden en los supermercados y he llegado a conclusión de que el uso de repelentes para el cuerpo y para el hogar no sólo es conveniente, sino necesario en muchos casos.

Así que me pregunté ¿son igual de efectivos los repelentes de mosquitos químicos o naturales?

Lamentablemente no, Eco-Lover, no lo son. A pesar de que tratamos de vivir con la menor cantidad de tóxicos en nuestra casa, está comprobado científicamente que los repelentes naturales no son tan eficaces como los tradicionales DEET (nombre químico, N,N-diethyl-meta-toluamide) ya que los primeros tienen un tiempo de acción mucho más corto, por lo que hay que aplicarlos con mayor frecuencia que los sintéticos.

¿Qué tan tóxico y peligroso es el uso de repelentes a base de DEET?
Este tipo de repelentes son sustancias que se aplican sobre la piel para ahuyentar a los insectos, no los mata ni los envenena y por ello no afectan el equilibrio ecológico, sin embargo a mayor efectividad de este tipo de producto, mayor será la toxicidad ya que presenta cierta absorción  por lo que hay que utilizarlo con precaución en infantes y siguiendo estrictamente la advertencia de las etiquetas.

¿Qué tipo de productos utilizar?
Los repelentes en crema son una medida de protección eficaz, pero para utilizar únicamente al aire libre ya que son sustancias que tienen toxicidad.  En las casas, para los bebés y los niños pequeños se recomienda el uso de mosquiteros y tules. También se pueden utilizar tabletas o repelentes líquidos con unidades eléctricas pero con moderación, porque también tienen toxicidad.




Toma las siguientes medidas de seguridad al usar repelentes contra insectos:
  • Cuando uses repelente con tu niño, aplícalo en tus propias manos y después extiéndelo sobre la piel de tu peque. Evita aplicarlo en los ojos y boca de tu niño y úsela cuidadosamente alrededor de sus oídos.
  • Para aplicar en rostro, coloca en las manos y luego pasa a la cara. Nunca lo apliques directo sobre la cara. Luego lávate cuidadosamente las manos con agua y jabón.
  • No apliques el repelente en las manos de los niños (los niños podrían meterse las manos en la boca).
  • No permitas que los niños pequeños se apliquen ellos mismos el repelente; que un adulto lo haga por ellos.
  • No aplicar sobre cortes, lastimaduras o piel irritada.
  • No utlilizar bajo la ropa.
  • Utilizar solo la cantidad necesaria para cubrir la piel expuesta o la ropa.
  • Cuando vuelvas a un ambiente cerrado lava la piel con agua y jabón para remover los restos del producto.
  • Lava la ropa que tiene el producto antes de volver a utilizarla.
  • Consulta con el pediatra para que él te indique desde qué edad puedes aplicarle este tipo de productos a tu bebé.
  • Si el repelente le irrita la piel o le provoca una reacción a tu hijo, deja de usarlo, lávale la piel con agua y jabón suave y llama al pediatra para que te instruya sobre qué debes hacer. Si vas al médico, lleva el repelente contigo.
  • No utilices protectores solares que contienen repelentes. Usa un protector solar por separado y sigue las instrucciones en la etiqueta del producto. Aplica primero el protector solar y después el repelente.
  • Si vas a usar los repelentes en forma de tabletas o líquidos que vienen para enchufar, hazlo pero en una habitación ventilada y grande. Nunca coloques el dispositivo cerca a donde descansan tus niños y de ser posible, colócalo una media hora antes de que tu peque vaya a dormir y tan pronto esté en su cuarto, retíralo.
En mis recomendaciones intento guiarme por dos principios fundamentales:
  1. La máxima hipocrática del primum non nocere (lo primero es no hacer daño: a uno mismo, a los animales, al planeta, etc.)
  2. La máxima popular de no ser más papista que el papa.

Es decir y simplificando al máximo, teniendo en cuenta que hay otras alternativas válidas, en niños menores de dos años, durante el embarazo y la lactancia, recomiendo los repelentes naturales. A partir de los dos años, el DEET. Si la OMS aprueba y confirma como seguro el DEET, puedes usarlo con moderación, Eco-Lover, salvo excepciones como lesiones cutáneas o alergias comprobadas por tu médico de cabecera.

Y, a todo esto, ¿por qué nos pican los mosquitos?
Pues por amor. Y son las mosquitas las que nos pican ya que necesitan sangre para poder iniciar la puesta de huevos. Es decir, necesitan de nuestra sangre para poder ser mamás.


0 comentarios:

Publicar un comentario