14 de abril de 2016

¿Cómo hablar con tu peque sobre temas “complejos”?

La Clave: confianza y comunicación.
De niña y de adolescente, viví rodeada de muchos tabúes en cuanto a algunos temas en particular.  Todo esto me llevó a hacerme la promesa de no hacer lo mismo con mis hijos y desde que nació mi Cata la he cumplido a cabalidad.  

Es que los tiempos son otros y los niños, además de sabérselas todas, están expuestos a un montón de información y es nuestra responsabilidad como padres hablarles sin tapujos, sin inventos, sin mentiras y con toda naturalidad sobre sexo, la muerte y el respeto y amor que deben sentir por ellos mismos y su cuerpo.  

A continuación, Eco-Lover, comparto contigo la manera en la afronto estos temas complejos, desde mi perspectiva y mi forma de criar.

¿Cómo hablar de la muerte con tu niño?

Hace un par de meses mi mamama falleció.  Mi esposo y yo decidimos que lo mejor era que mi nena de sólo 4 años no participara ni del velorio, ni del entierro.  Sin embargo, una noche tranquila, me senté a su lado y le conté que mi mamama se había ido al cielo. De manera sencilla, tomando en cuenta la edad de mi niña, le expliqué que mi mamama ya estaba muy malita, que felizmente ya estaba descansando, pero que eso me ponía triste porque yo la quería muchísimo.

No recuerdo que en ese momento me haya hecho muchas preguntas, pero durante los días siguientes sí sacaba el tema a colación, la mayoría de veces como un simple comentario: “…como tu mamama que está en el cielo”. 

Cuando se muere alguien cercano a la familia, todos necesitan tiempo para asimilar la pérdida, incluso los niños pequeños. Aunque no entiendan el sentido pleno de la muerte, se dan cuenta de que algo serio está ocurriendo. 
Si mostramos abiertamente nuestro dolor, llanto y tristeza a los niños, sin expresar debilidad, ellos entenderán que la muerte es una pérdida que se siente profundamente y que es un proceso por el que todos tenemos que pasar.

¿Cómo hablar de sexo con tu niño?

La curiosidad en los niños es algo natural y en mi caso, mi nena se dio cuenta desde muy pequeña que el cuerpo de mamá, de papá y el de ella, eran distintos.  También acostumbré a llamar a cada parte del cuerpo humano, por su nombre, pero en bonito como para que ella me entienda: a los senos le digo boobies, al pene le digo pipí, por dar algunos ejemplos. Algunos especialistas recomiendan llamarlos tal cual, pero en nuestro caso, nos acomodó hacerlo de esta manera y nos funciona muy bien.


Y bueno, aquí vienen las preguntas que me hizo Catalina y las respuestas que yo le he dado. Tal vez te puedan ser útiles.  Recuerda que jamás debes evadir las preguntas y debes hablarle de sexo en la medida de su curiosidad, sus conocimientos previos sobre el tema y según la edad que tenga :

¿Por qué no tengo boobies?  Pues porque aún eres una niñita. Cuando crezcas un poco más, también te irán creciendo y así podrás darle leche a tu bebé.

¿Cómo salí de tu pancita? Le conté que las mujeres tenemos tres agujeros. Uno para hacer popó, el otro para orinar y el otro es de donde salen los bebés.  No hubo ninguna duda adicional.

¿Cómo llega el bebé a la pancita?  Esta ha sido la última pregunta que me hizo hace poco mi Cata, lo que me hace pensar que los niños le dan muchas vueltas a las cosas y siempre tratan de buscarle un sentido a todo y nosotros la mayoría de veces no le damos el valor a esto y ni cuenta nos damos.  En este caso, como en todos los anteriores, también le dije la verdad, pero como para audiencia de cuatro años: “tu papá me dio muchos besitos y abrazos y se juntaron con los besos y abrazos de mamá y de todo ese amor, surgió Catalina en mi pancita, tú estás hecha de amor.”

¿Cómo enseñarle a mi niño el amor y respeto por sí mismo y su cuerpo?

Respetar nuestro cuerpo está ligado a diferentes cosas, no es solo cuidarse de que nadie se sobrepase de uno, sino también cuidarnos por dentro y por fuera.  Esto se logra con una alimentación saludable y natural, con un buen descanso, con higiene, brindándole además un ambiente adecuado en el que mi nena reciba el amor incondicional de sus padres.  Pero como ya es sabido, la mejor manera de enseñar es con el ejemplo vivo, para que así puedan ver “en funcionamiento” los valores que queremos transmitirles. Y la base para que crezca el amor por ellos mismos y su cuerpo, es que los niños puedan ver que sus padres se aceptan y se aman a sí mismos de manera incondicional.


Últimamente estoy dándole a entender que su cuerpo está involucrado en acciones que pueden ser públicas o privadas, esperando desarrollar un sentido de intimidad y respeto por sí misma. Quiero que sepa que hay acciones que pertenecen al mundo de lo privado, que son individuales y que pueden participar otros sólo si tienen nuestro consentimiento. Y así como hay acciones privadas (cambiarse de ropa), hay espacios privados (el baño), que debemos respetar.

Los niños saben identificar muy bien lo que les gusta y lo que no, pero al hablar con ellos, sobre sus sensaciones y ayudándoles a reconocer qué los hace sentir cómodos, respetando sus opiniones y demandas, les estamos brindando herramientas para detectar acciones abusivas por parte de otras personas.  Desde que empezó el cole, estamos trabajando en este punto con mi Cata ya que me interesa que sepa que nadie puede obligarla a experimentar sensaciones desagradables o incómodas.

Por último, le recalco siempre que ella está en todo su derecho a decir “NO”, en cualquier momento y a cualquier persona. Puede decir “NO” si alguien desea abrazarle, besarle o tocarle, si esto genera un sentimiento desagradable en ella. No le estoy enseñando a que sea malcriada, como suelen pensar algunas personas, lo que trato es de enseñarle a defender su cuerpo y a decidir quién puede tener acceso al mismo. Mi único fin es empoderarla, quiero que sepa que su cuerpo les pertenece y que debe exigir respeto de los otros.


Un punto importantísimo que debes tener en cuenta siempre, Eco-Lover, tú y las personas que están cerca a tu peque, la clave de toda prevención es crear un ambiente de confianza y comunicación que invite a tu niño a expresar sus dudas, inquietudes y experiencias.  Así mismo,  nuestros peques deben tener muy en claro que deben pedir ayuda en caso la necesiten, así se hayan sentido amenazados.

Espero que te haya sido útil este extenso pero necesario artículo que he preparado con mucho cariño para ti.  Comparte si crees que a alguna mamá o papá que conoces le puede interesar, seguro te estará eternamente agradecido.

Virginia

0 comentarios:

Publicar un comentario