10 de mayo de 2016

El embarazo y los tóxicos en el hogar


Durante la gestación, las madres debemos cuidar más nuestra salud ya que está comprobado que incluso en niveles muy bajos de concentración de una sustancia contaminante, ésta puede causar grandes estragos en nuestro embarazo ya que las sustancias son absorbidas por el cuerpo de la madre y pueden llegar al bebé a través de la placenta y perjudicar su desarrollo y salud. 

Es bien sabido que hay muchos productos que deben ser restringidos durante el embarazo y no me refiero únicamente a ciertos productos de limpieza del hogar, también debes tener sumo cuidado con los productos cosméticos que habitualmente utilizas. 

Por ello, es preocupante que dentro de los cuerpos de las mujeres embarazadas se detecten innumerables sustancias contaminantes. Un estudio de la Universidad de California, por ejemplo, buscó 163 contaminantes concretos en mujeres encintas y halló una serie de compuestos químicos (bifenilos policlorados, pesticidas organoclorados, compuestos perfluorados, retardantes de llama, ftalatos, fenoles, hidrocarburos aromáticos policíclicos, y perclorato) en el 99-100% de ellas.

Como siempre te sugiero, Eco-Lover, lo mejor que puedes hacer es informarte y leer las etiquetas de todos los productos que compras para así evitar ciertos componentes en este feliz periodo y si tienes dudas, siempre debes consultar con tu médico.

Aquí te cuento cuáles son los ingredientes o productos que debes evitar durante el embarazo (con los que seguro lidias diariamente), más algunas alternativas viables para que puedas eliminarlos para siempre de tu hogar:

  • Los ftalatos. Se encuentran en los productos para el hogar con fragancias como los ambientadores, detergentes, jabones e incluso en el papel higiénico. Debido a las leyes de propiedad, las empresas no tienen que revelar lo que hay en sus olores, por lo que no encontrarás ftalatos en una etiqueta, pero si dice "perfume o aroma artificial", hay una buena probabilidad de que contenga ftalatos. Riesgos para la salud: son conocidos los disruptores endocrinos, por lo que reducen los espermatozoides en los hombres y puede provocar diversas afecciones en las mujeres. Se absorben por vía cutánea y van directamente a los órganos. Opciones saludables: elegir productos sin perfume o totalmente naturales.
  • El percloroetileno o "PERC". Se encuentra en: soluciones para limpieza en seco, quitamanchas y limpiadores de alfombras y tapicería. Riesgos para la salud: es una neurotoxina y está clasificada "posible carcinógeno". Opciones saludables: Para quitar una mancha hay cientos de técnicas naturales, desde el jabón de lavar la ropa de nuestras abuelas, pasando por el limón, el vinagre o la sal.
  • El triclosán. Se encuentra en la mayoría de los detergentes, lavavajillas líquidos y jabones de tocador etiquetados como "antibacterianos". Riesgos para la salud: El triclosán es un agente antibacteriano agresivo que puede promover el crecimiento de bacterias resistentes a los fármacos y combatir a las que son favorables y necesarias para nuestra existencia. Además se concentra en ríos y arroyos y resulta perjudicial para el medio ambiente acuático. Opciones saludables: usa detergentes y jabones naturales y evita los productos antibacterianos con triclosán para uso doméstico. Si necesitas un desinfectante de manos, elige uno que sea a base de alcohol.
  • Los Amonios cuaternarios. Se encuentra en: suavizantes para ropa y en la  mayoría de los limpiadores domésticos etiquetados como "antibacterianos". Riesgos para la salud: al ser otro tipo de antimicrobianos plantean el mismo problema que el triclosán, ayudando a las bacterias a resistir a los antibióticos. Son también irritantes de la piel por lo que pueden producir dermatitis y se sospecha que es una de las causas de ciertos problemas respiratorios. Opciones saludables: El mejor suavizante para la ropa es el vinagre blanco (porque no mancha), elimina los residuos de jabón y no es tóxico.  El aceite del árbol del té es anti-fúngico (combate hongos) y la esencia de lavanda un aromatizante natural.
  • El 2-butoxietanol. Se encuentra en: los limpiadores universales. Riesgos para la salud: 2-butoxietanol es el ingrediente clave en muchos limpiadores de ventanas y les da su característico olor dulce. Es un eficaz disolvente que por ley no tiene por qué figurar en la etiqueta, pero puede causar dolores de garganta por inhalación, contribuir a la narcosis, al edema pulmonar y hepático severo y al daño renal. Opción más saludable: limpia los espejos y ventanas con papel de periódico y vinagre diluido.

  • El amoníaco. Se encuentra en: Agentes limpiadores para baños, para joyería y en los limpiacristales. Riesgos para la salud: el amoníaco es un poderoso estimulante que afecta a los asmáticos y a personas con problemas pulmonares y respiratorios y pude ayudar a que se desarrolle bronquitis crónica. Opción más saludable: usa vodka para limpiar y abrillantar los artefactos de metal, pasta de dientes para la plata y vinagre diluido en agua para los artefactos, azulejos y cristales.

¿Se pueden utilizar tintes para el cabello durante el embarazo?

En realidad hay muy pocos estudios realizados por los especialistas y no han encontrado pruebas de que las madres que se pinten el cabello en el embarazo con tintes sin amoniaco, hayan perjudicado la salud del bebé.  Si bien esto es cierto, muchos médicos recomiendan que la madre evite el uso de  productos con amoniaco o recurra a tintes naturales para reducir los riesgos de dañar al bebé a corto o largo plazo. Yo sinceramente te aconsejo que inclusive, antes de quedar embarazada dejes de pintarte el cabello porque así te pintes con productos que no contengan amoníaco, igual se trata de productos químicos que están entrando en tu torrente sanguíneo y lo ideal es que tu cuerpo se encuentre totalmente limpio, ¿no lo crees?

  • El cloro. Se encuentra en: lejías, polvos abrasivos, limpiadores de inodoros, removedores de moho, agua del grifo. Riesgos para la salud: la exposición a este peligroso elemento es constante y puede provocar problemas de salud crónicos (respiratorios, renales, digestivos, etc.), además de ser un disruptor grave de la tiroides. Opción más saludable: volvemos a la opción del vinagre, el bicarbonato de sodio. Para reducir el cloro en el agua del grifo lo mejor es instalar filtros.
  • El Hidróxido de Sodio. Se encuentra en: limpiadores de hornos y desatoradores. Riesgos para la salud: es extremadamente corrosivo por lo que si toca la piel o entra en los ojos puede causar quemaduras graves. Su inhalación ocasiona un fuerte dolor de garganta que dura varios días. Opción más saludable: el horno se puede limpiar con vinagre y pasta de bicarbonato de sodio. Para desatorar caños, también sirve esta fórmula (bicarbonato + vinagre) combinada con agua hirviendo.
  • Si durante el embarazo sufres de acné o forma parte de tu rutina usar productos para este fin,revisar la etiqueta de los componentes y si encuentras el ingrediente Accutane entre sus componentes, deberás evitar el uso de dicha crema.
  • Los retinoides son otros agentes que deberás evitar. Algunas lociones para el acné también lo contienen pero las que no se escapan de este componente son las cremas antiedad o de retinol. Este producto afecta directamente al feto y puede provocar efectos graves en el desarrollo o defectos de nacimiento si las mamás se exponen a este producto, sobre todo de forma oral.
  • La manicure y pedicure, tan común y aparentemente inofensiva, es una práctica que debe ser revisada durante el embarazo. Los quitaesmaltes y otros productos del cuidado y limpieza de las uñas contienen en su mayoría acetona y etanol y este producto, cuando se utiliza, libera una serie de vapores que si son inhalados por las mujeres embarazadas, pueden afectar de forma nociva al desarrollo del feto. Por tanto, opta por prescindir de estos cuidados durante la gestación o asegúrate de usar productos que no tengan estos componentes.
  • El uso de ciertos ambientadores del hogar ha sido asociado por algunas investigaciones a un aumento del riesgo de padecer cefaleas y depresiones post natales ( y en los niños de menos de seis meses que estaban en casas donde se hacía un uso diario de estos productos tenían más dolores de oído y diarreas).

Otros productos químicos que deberás evitar:

Formaldehído, Tolueno, Alcanfor, Parabenos, Siliconas, Plomo, Propilenglicol, Ácido Glicólico y Ácido Salicílico.

Por tanto, si estás embarazada, crees que puedes estarlo o estás pensando en tener un bebé próximamente, toma nota de todos estos productos, evítalos y cuando vayas a comprar cosméticos asegúrate de que no contienen elementos químicos ni otros perjudiciales para tu salud ni la de tu bebé. Y no olvides consultar siempre a un experto dermatólogo o ginecólogo.

Espero que te haya sido útil la información que aquí compartí contigo.  Te recomiendo que compartas esta información, pues será de gran ayuda para futuras mamás.

¡Sigamos trabajando por una maternidad sostenible!


Virginia

0 comentarios:

Publicar un comentario