19 de junio de 2016

¿Sabes cuál es el origen del Día del Padre?

¿Sabías, Eco-Lover, que el Día del Padre se empezó a celebrar gracias a la iniciativa de una mujer?



Te presento a Sonora Smart Dodd (Arkansas, 1882-1978).  Era la mayor de 6 hermanos. Su madre murió en el parto del sexto y último nene, cuando ella tenía 16 años y su padre, William Jackson Smart, era un veterano de la Guerra de Secesión. 

El reto era difícil: un hombre y seis inquietos niños a quienes cuidar y mantener.  Pese a las complicaciones, el señor Jackson los crió con mucho tino y amor.  Fue un padre ejemplar, dedicado y amoroso.

Cuenta la historia que el Día de la Madre del año 1910, Sonora acudió a la Inglesia y escuchando el sermón que ensalzaba las virtudes y bondades de las madres pensó que también debían ser reconocidos los padres  que, como el suyo, se entregaban a la crianza de sus hijos. En aquel momento, Sonora tenía 28 años y era madre de un niño llamado Jack.

15 de junio de 2016

¿Sabes por qué no debes ofrecerle jugos procesados a tu niño?


Como es muy bien sabido, Eco-Lover, nuestros peques no deben tomar gaseosas.  Sin embargo, los jugos o las aguas de “frutas” comerciales, tampoco deben ser considerados como una alternativa saludable para nuestros hijos.  Puede haber padres de familia que integren este tipo de productos al refrigerio escolar del niño o niña, creyendo que es una buena opción por sus contenidos de vitaminas, desconociendo que las vitaminas presentes en los jugos “de cajita” son añadidas y no de forma natural.

Un grupo de investigadores del Reino Unido, estudió los refrescos y zumos para niños que se pueden encontrar en los supermercados y la conclusión es tajante: “Los azúcares contenidos en este tipo de bebidas son inaceptablemente altos.  Es un problema de exceso de azúcares casi tan grave como el de las gaseosas ya que la cantidad de azúcares iguala o supera al total que deben consumir al día.”

La OMS advierte de que un excesivo consumo de azúcar se asocia a un aumento de riesgo de padecer obesidad, diabetes, además de ser responsable de las caries.

8 de junio de 2016

Aquí y Ahora


Estoy sentada, un sábado por la mañana, esperando a que mi esposo salga de una consulta médica. Me siento muy cansada, ha sido una semana agotadora al lado de mi nena que ha estado de vacaciones en el colegio y que últimamente sin querer, me reta, a mí, pero más que a nada a mi paciencia. 
Y pienso, siempre que ella sale de vacas, es como si me viera en la necesidad de poner mi vida en pausa y me dedico toda yo y el íntegro de mi tiempo a ella. Y mientras comprobaba una vez más lo cansada que estaba, me distrajo una bebé de tal vez un año que estaba de la mano de su mamá intentando caminar.  Iban y venían entre un consultorio y otro y vi que ambas disfrutaban de ese momento y esto se reflejaba en las sonrisas que las dos llevaban en sus rostros. 

Y así de la nada, llegué a la siguiente conclusión: De alguna manera los niños, nuestros hijos, son el ancla perfecta y si estás atento, te darás cuenta que así te regalan una gran enseñanza, quizá la más importante de tu vida: “el tiempo es aquí y ahora”. Nada importa más. Nada es más importante que lo que estás haciendo con tu hijo en este preciso momento.
Estoy segura que hace unos cinco años jamás te ibas a imaginar lo importante que es hacerle las trenzas que te pidió tu hija para ir a pasear, pintar un corazón con una crayola morada y no con una de color verde, ver por millonésima vez Toy Story 3 o como  lo que estaba viendo en ese momento, algo tan simple como acompañar los primeros pasos de tu bebé subiendo y bajando por una rampita. No, Eco-Lover, para mi nada de eso era importante y estoy segura que para ti tampoco lo era.  

6 de junio de 2016

Sorteo: Bigotes de Miel



Los niños de ahora, son grandes consumidores de música.  Es tan importante que forma parte del día a día de nuestros peques.  Es que la música es totalmente terapéutica, eso está demostrado ya que brinda múltiples beneficios en el desarrollo de nuestros hijos: emocionales, de coordinación motora, para el lenguaje, es antiestrés, para la relación con los demás.

Sin embargo, te pregunto, Eco-Lover, ¿qué canciones escucha tu niño? La música es un instrumento de aprendizaje, por tanto lo que escuchan nuestros hijos debe preocuparnos. Así como nos preocupa lo que comen o lo que ven en la televisión ¿por qué parece que la música no nos preocupa de igual manera?

Dándole la cara a todo este entorno tan contaminado por canciones no apropiadas para niños, sale a la luz un hermoso proyecto musical para peques de 0 a 6 años: Bigotes de Miel, teniendo como misión generar entretenimiento “educadivertido”, movimiento libre, expresión del ser y cuerpo, y especialmente, generar sonrisas sanas.