19 de enero de 2017

Semana 8 – Dejando todo listo para disfrutar de las fiestas

El fin de año se pone movido, hay que terminar de hacer muchas cosas y el tiempo vuela.  Los últimos días he estado muy ocupada tratando de dejar todo lo más organizado posible para las fiestas y para las vacaciones de mi Cata, que así no lo quiera, me van a dejar sin mucho tiempo.

Y así también llegan las reuniones de año nuevo y empiezo a preocuparme, ¿realmente podré cumplir con todas las metas que Estefanía (*) me ha planteado?  Yo ya estoy mentalizada y estoy segura que sí lo voy a lograr. Además, no sé si será casualidad pero en dos reuniones ya me han dicho que se me ve mucho más esbelta y que parece que estoy bajando de peso.

Estas son las metas que terminan esta semana y estos son mis avances:



Meta 1, en proceso. Es increíble la cantidad de cosas que uno puede encontrar cuando abre un cajón, desde cosas útiles, hasta cachivaches y papeles que no sirven para nada. Continúo acomodando y organizándome.

Meta 2, en proceso. Debo terminar esta semana sí o sí de dejar algunas publicaciones listas.  Lo que venga después ya se verá, iré posteando según mi disponibilidad de tiempo y según lo que vaya haciendo.

Meta 3, cumplida. Como te conté, Eco-Lover, he agarrado un libro facilito para retomar mis hábitos de lectura y cada vez que tengo un tiempito libre, le doy una leída de 3 páginas o más.  Espero no aburrirme otra vez.

Meta 4, en proceso.  Llevo varios días sin consumir pan.  Todas las pastas de mi casa ahora son Gluten Free. El problema viene cuando voy al chifa, ahí casi todo está hecho con trigo.  Sin embargo, no sé si conoces los fideos Fan Si.  Estos serán mi opción para cuando vaya a comer comida china ya que están hechos con arroz.  Debo hacer un esfuerzo por cumplir esta meta porque es cierto, me siento súper llena e hinchada después de comer pan o pasta.


Meta 5, casi casi cumplida.  Ya llevo varios días sin consumir lácteos.  Podría extrañar el yogurt en algún momento, felizmente encontré algunos veganos de coco y de almendras. Están decentes, no son muy ricos la verdad, pero tal vez me puedan ayudar a calmar mi antojo, en caso éste se dé.  La rica mantequilla, eso sí extraño.

Meta 6, sin avances.  Muy complicadas estas fechas para tomarme el tiempo de hornear. Sinceramente hasta me he visto en la necesidad de saltarme alguna comida porque he tenido que volar a hacer algo.


Termino esta semana un poco más tranquila porque me encuentro mucho más organizada, hice lo que pude.  Ahora necesito enfocarme en mi familia y a llenarme de energía bonita para celebrar las fiestas y recibir el año de la mejor manera.



*) Estefania Belaunde - Certificada en "Coach de Nutrition Integral" del Instituto de Nutrition Integral de la ciudad de Nueva York, tiene un alto conocimiento en nutrición holística, asesoramiento de salud y prevención. Basada en su propia experiencia, ella trabaja con clientes ayudándolos a hacer cambios graduales en su estilo de vida para mejorar y buscar equilibrio en su salud, eligiendo vías que promuevan resultados reales y duraderos.
Síguela en su página de Facebook: Holistic Living by Estefania Belaunde 

12 de enero de 2017

Semana 7 – Crimen, castigo y lección aprendida

Los días cada vez se ponen más complicados por la falta de tiempo.  Mi Cata está saliendo más temprano del cole y el tráfico por fiestas está empezando a estresarme más de lo que regularmente me estresa manejar.

El fin de semana pasado me he portado muy mal.  En un día retrocedí todo lo que avancé en estos meses. Cometí el crimen de comer mi rico pan de yema (2), con mantequilla y me tomé una taza de leche de vaca con haaarto chocolate.  Ah y por si fuera poco, debo ser totalmente sincera,  me tomé un vasito pequeño de gaseosa oscura, heladita, burbujeante y súper azucarada.

Obviamente, el cuerpo es sabio y después de casi dos meses alimentándome sano, sin gluten, sin lácteos, sin tanta azúcar, me castigó como era de esperarse.  Fue increíble la manera en la que reaccionó, fue al toque y sin piedad.  Definitivamente era como si mi cuerpo me dijera: “No, no y no. No quiero estas cosas, mejor lo elimino de tu cuerpo, ahorita mismo” Y así fue.

El malestar fue terrible, me duró casi tres días y  sí, era como si necesitara desintoxicarme de la grasa, me volví a sentir pesadaza y muy fastidiada.  Con esta experiencia, me queda súper claro que no debo intentar hacerle el avión a mi cuerpo que ya se acostumbró a nutrirse de manera saludable.  Soy yo la que debe ser más consciente con esto, felizmente aprendí la lección.

Me reuní nuevamente con Estefania (*). Me vio muy contenta, llena de energía bonita. Y sí, no sé el motivo, pero es así como siento, contenta, con muchas ganas de hacer cosas y principalmente, tranquila.

Estas son mis nuevas metas para las siguientes dos semanas:


Meta 1, en proceso. Seguimos haciendo baja policía en casa.  Ahora me enfocaré básicamente en la cocina y en mi cuarto. Qué barbaridad cómo se van juntando cosas innecesarias y cachibaches, ¿no?

Meta 2, en proceso. Haré lo posible por dejar varias publicaciones programadas, al menos para fiestas, con el fin de disfrutar más de estos días en familia.

Meta 3, en proceso.  El domingo por la noche empecé a leer un libro que dejé a medias hace más de un año.  Avancé como 10 páginas, pero desde ahí no lo he vuelto a tocar. Espero poder hacerlo en estos días.

Meta 4, en proceso. Luego del crimen cometido los días pasados, me queda súper claro que eliminar el gluten de mi alimentación es primordial.  Me alegra saber que cada vez hay más alternativas, y ricas, gluten free.


Meta 5, en proceso. Lección aprendida. Creo que tuve que sentirme tan mal como me sentí los días pasados para darme cuenta que definitivamente debo eliminar los lácteos de mi alimentación.  Sí, me sigue apenando dejar la mantequilla, pero ni modo.  De ninguna manera me quiero sentir nuevamente tan mal.



Meta 6, sin avances.  Lamentablemente la falta de tiempo me ha hecho imposible el cumplir con el horneado de vegetales. Espero poder hacerlo en estos días.

¡Fuerza de voluntad por favor, no te alejes de mi!


(*) Estefania Belaunde - Certificada en "Coach de Nutrition Integral" del Instituto de Nutrition Integral de la ciudad de Nueva York, tiene un alto conocimiento en nutrición holística, asesoramiento de salud y prevención. Basada en su propia experiencia, ella trabaja con clientes ayudándolos a hacer cambios graduales en su estilo de vida para mejorar y buscar equilibrio en su salud, eligiendo vías que promuevan resultados reales y duraderos.
Síguela en su página de Facebook: Holistic Living by Estefania Belaunde 

    4 de enero de 2017

    Semana 6 – Soltando y viajando más ligera

    Esta semana ha sido un poco fuerte, a nivel emocional.  A lo largo de mi vida, ciertas situaciones y personas me han marcado muy fuerte, para bien o para mal.  Mi intención es tratar de ver la manera de soltar todo lo que en algún momento me afectó, ver la manera de solucionar lo que deba solucionar, conversar, perdonar, aceptar y llorar si es necesario.  Pero todo esto con el fin de soltar, de dejar de torturarme con cosas que ya pasaron, con cosas sobre las cuales no tenía mayor injerencia y con la intención de dejar atrás cualquier tipo de orgullo o mal entendido, para así vivir tranquila y seguir adelante.

    Estas son las metas acordadas con Estefania y en las que estoy trabajando:


    Meta 1, cumplida.  Después de tantas semanas postergando la visita al cementerio, por fin, pude ir a ver la tumba de mi papapa. Durante algunos días previos a esto, conversaba con él y le pedía que me ayudara a sanar.  Poco a poco mi Virginia niña fue entendiendo que lo que pasó con mi papapa fue muy fuerte, que sí, él sufrió mucho antes de irse de este mundo, pero era algo por lo que él tenía que pasar y sobre lo cual yo no tenía ningún tipo de control.  Más bien, ahora sé que mi papapa se ha convertido en mi Maestro Espiritual, que guía mis pasos, me cuida y protege y que principalmente él se encuentra bien, ya no tiene dolor y está completito. El día del cementerio, le busqué las flores que le gustaban y conforme caminaba hacia su tumba, le iba diciendo que ahí dejaría la mochila de dolor que había cargado durante todos estos años.  Y eso hice.


    Meta 2, en proceso. Sigo trabajando en mis pendientes, como siempre el tiempo no es mi mejor amigo, pero en la medida de lo posible trato de estar organizada y de cumplir con todo: las cosas de la casa, con mi Cata, mi esposo, mi Blog y mis cosas personales. Porque claro, también necesito tiempo para mí.

    Meta 3, sin avances. Llego tan cansada al final del día, que lo único que deseo es o ver un ratito de tele o irme a dormir de frente.  Quise leer mientras mi Cata estaba en el Ballet, pero a veces la cháchara entre las madres es tan divertido, que no logro cumplir mi cometido.

    Meta 4, grandes logros. Tengo un amigo muy especial. No sólo es gracioso, también admiro la practicidad con la que por lo general ve las cosas. Y lo más importante es que siempre he sentido una conexión única, como si de alguna manera estuviéramos alineados.  En resumen, como yo lo veo, un orate como yo.  El tema es que dejé de frecuentar a este amigo hace más de año y medio. Me llamó para mi cumple del 2015 y quedó en buscar algo para hacer juntos y nunca más supe de él. Poco a poco, conforme los meses pasaban, lo fui extrañando, pero tenía la firme determinación de no llamarlo, ni buscarlo hasta que él lo hiciera. Y los meses siguieron pasando. Hasta que de manera recurrente empecé a soñar con él, pero obviamente mi orgullo podía más y seguía sin contactarlo. Los sueños se siguieron dando y me di cuenta que por mi tranquilidad, tenía que llamarlo, que debía dejar de lado ese resentimiento tonto, salir de mi zona de confort, soltar y disfrutar. Es así que una mañana le escribí y al toque me contestó. Agendamos para el día siguiente y de inmediato todo volvió a su sitio.  Nos reímos, nos pusimos al día conversando de todo lo que habíamos hecho y me acordé de eso que dicen que cuando hay amistad de verdad, el tiempo no importa y el sentimiento permanece. Ya no he vuelto a soñar con él y hemos quedado en vernos más seguido.  Por lo pronto iremos al teatro, pintaremos mandalas con mi Cata y haremos un atrapa sueños.

    Meta 5, en proceso.  Sigo usando el horno para cocinar algunos vegetales. Hice papas fritas, pero se me pegaron un poco en la plancha. Debo mejorar mi técnica para que no me salgan duras y no se peguen. 


    (*) Estefania Belaunde - Certificada en "Coach de Nutrition Integral" del Instituto de Nutrition Integral de la ciudad de Nueva York, tiene un alto conocimiento en nutrición holística, asesoramiento de salud y prevención. Basada en su propia experiencia, ella trabaja con clientes ayudándolos a hacer cambios graduales en su estilo de vida para mejorar y buscar equilibrio en su salud, eligiendo vías que promuevan resultados reales y duraderos.
    Síguela en su página de Facebook: Holistic Living by Estefania Belaunde