23 de febrero de 2017

Tu día de playa repercute directamente en la vida marina

Te presento a Peanut (Maní en castellano, por la forma de su cuerpo).  Cuando esta tortuguita era pequeña, se le atoró este anillo de plástico en su caparazón.  Siguió creciendo sin poder liberarse de dicho residuo de plástico y fue así que llegó a tener esta forma.  Ella vive ahora en el Zoológico de Saint Louis en Estados Unidos.



Esta es Mae West.  El nombre hace referencia a la cintura delgada de la actriz.  Un niño la encontró en un canal de drenaje con el anillo de una botella de leche en la mitad de su caparazón.  Muchas personas se asombrarán al ver estas fotos e incluso pensarán que son trucadas, pero señores, esta es una realidad que se vive a diario.  Tanto así que incluso los especialistas se sorprenden al ver que estas tortugas hayan sobrevivido y logrado crecer con eso.  Sin embargo, cada día que pasa es un desafío para estos animalitos, ya que sus espaldas nunca crecieron de forma natural y muchos de sus órganos internos, como sus pulmones no funcionan con normalidad.


Menos suerte tuvo un cachalote que fue encontrado muerto en el 2004, en las costas francesas.  Su deceso se debió a que se comió una caja de plástico y ésta le había taponeado el aparato digestivo.  En el embalaje figuraba el nombre de un supermercado español.

La influencia humana en el medio ambiente se ha transformado en un problema, más aún con el incremento del uso del plástico, los cuales en su mayoría no son biodegradables.  Un día de playa para el hombre no debe significar ir a pasar unas cuantas horas sobre la arena y el mar y al término de este dejar ahí, de manera deliberada o accidentalmente, los residuos de lo que comió, usó o tomó.  El plástico y la basura que es arrastrada por el agua son peligrosos ya que suponen una seria amenaza para peces, aves marinas, reptiles y mamíferos marinos. 

Impacto en la vida marina
Las medusas confunden las partículas de plástico flotante (altamente tóxico) con el zooplancton y se las comen y a su vez, los peces grandes se comen a las medusas.  Muchos de estos peces serán alimento para los seres humanos, por lo que se hace toda una cadena sin fin de contaminación que se inicia por el hombre y termina afectando directamente al hombre. 

Muchos desechos plásticos terminan en los estómagos de las aves marinas y animales del mar, incluyendo tortugas como Peanut y Mae West, provocando problemas hormonales, asfixia y problemas de crecimiento.  Muchos animales mueren ahogados, como está pasando ahora último con los delfines.  Cada vez es más frecuente encontrarlos agonizando en la playa atragantados con una bolsa.  El drama aumenta cuando alimentan a sus hijos con tapones de plástico.


¿Qué se puede hacer para evitar situaciones como esta?
Siempre que vayas a la playa ¡RECOGE TU BASURA!  Como puedes ver, los envases de plástico (botellas, bolsas, etc.) y los filtros de cigarros son una amenaza para los animales, ellos no ven la diferencia entre lo que es comida y lo que es basura.  Aquí te brindo algunos consejos para que tu próxima visita a la playa sea más verde:

* Lleva comida en envases reutilizables.  Evita los contenedores y cubiertos de usar y tirar.
* Compra un termo o toma-todo y llévalo a todos lados.  De esta manera evitas comprar bebidas en botellas de plástico, reduciendo así el impacto ambiental de éstas.
* Jamás dejes desperdicios.  Lleva siempre contigo una bolsa para guardar la basura y traerla de vuelta para tirarla en una zona habilitada para ello.
* Los animales de compañía están prohibidos en algunas playas, pero si aun así llevas a tu mascota, recoge sus desechos.
* Alerta a los fumadores: No dejes las colillas de cigarro, ni los restos de fósforos en la arena, ni las tires desde un vehículo en marcha.
* Cuidado con las pilas de los aparatos electrónicos, procura que no se te caigan porque son muy contaminantes.
* Los pañales del bebé también contaminan, siempre hay que llevárselos para tirarlos en la basura.
* Si vas a comprar juguetes para la playa como moldes, palas, flotadores, tablas, etc., que estén libres de toxinas y BPA.  Si se rompen, recoge todos los pedazos y tíralos en el tacho de basura, si no hubiera uno, llévalos contigo a casa.
* Recoger tu propia basura no es suficiente, como no todos tienen ese hábito, recoge la basura de otros cuando está a tu alcance y dile a los demás que no ensucien.

¡Sigamos trabajando por una maternidad sostenible!

0 comentarios:

Publicar un comentario